En el 17º aniversario del atentado de las Torres Gemelas, Nueva York rindió homenaje este martes gris y húmedo a las 2.983 personas muertas del trágico hecho registrado el 11 de septiembre de 2001.

Alrededor de mil familiares, bomberos, policías y funcionarios se reunieron junto a las dos enormes fuentes del memorial del 11/09 nombrado como uno de los peores atentados de la historia, que derribaron en pocos minutos los icónicos rascacielos.

Policías y bomberos cargaron la bandera estadounidense hasta el «Ground Zero» y cantaron el himno. Algunos asistentes del lugar colocaron flores y pequeñas banderas junto a los nombres de sus seres queridos grabados en el memorial. Luego, de pie en la llanura frente al museo que recuerda a las víctimas, la multitud hizo varios momentos de silencio.

El primero fue como en años pasados, a las 8:46, la hora exacta en la cual los secuestradores del vuelo 11 de American Airlines estrellaron la nave entre los pisos 93 a 99 de la torre norte.

El segundo tuvo lugar a las 09:03, cuando el vuelo 175 de United Airlines se estrelló contra los pisos 77 a 85 de la torre sur.

En el encuentro, los familiares de las víctimas debieron leer en orden alfabético los nombres de los casi 3.000 mujeres, hombres y niños fallecidos en los ataques de Nueva York, el Pentágono y a bordo del vuelo 93 de United que se estrelló en Pensilvania, así como de los muertos en el ataque con bomba de las Torres Gemelas el 26 de febrero de 1993.

Entre los participantes al evento estaba el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el alcalde Bill de Blasio y su predecesor Rudy Giuliani, quien fue alcalde en el momento de los ataques, actualmente es abogado del presidente Donald Trump. Por último, Michael Bloomberg, alcalde desde 2003 y que presidió las obras de reconstrucción de este barrio de Manhattan.

«No es un día para hablar de política, es un tema de corazón; necesitamos estar unidos, es la única manera de enfrentar el dolor», alegó la presidenta del memorial, Alice Greenwald, al canal local New York 1.

De igual manera, La Bolsa de Nueva York hizo un minuto de silencio a las 09:20. Y los cuarteles de bomberos, que establecieron un saldo de 343 muertos en ese acontecimiento, esta vez invitaron a las familias de los miembros fallecidos a tomar el desayuno.

Además de las personas muertas o heridas hace 17 años, miles de rescatistas, policías, obreros de la construcción o residentes del Bajo Manhattan desarrollaron desde ese momento enfermedades mortales a raíz del humo tóxico que perduró durante meses en el sector.

// Alexandra Santos