La fiesta de otorgar avales y el poder de las maquinarias están acabando con la reputación de los partidos
Si algo ha distinguido a las campañas electorales es la feria de los avales. Esta es la credencial que los partidos le dan a un candidato para que los represente en las urnas.

Los avales están acabando con el prestigio de los partidos. Como la decisión de a quién se le dan es arbitraria, los rechazados con frecuencia simplemente buscan el aval en otra parte. Eso ha hecho que en Colombia no solo los partidos escogen candidatos, sino también que los candidatos con votos escogen partidos.

En el departamento de Bolívar hay casos muy comunes, donde el candidato trata de conseguir aval cuando es rechazado de una colectividad; pero también existen casos donde la persona autorizada para dar el aval de un partido es desconocido y buscan el tan anhelado aval por encima de la cabeza de quien sea; esta vez mencionamos el caso del partido Cambio Radical, que al parecer Karen Curé negó el aval en el municipio de Turbana al señor Gabino Pajaro Acevedo, ya que existen varias denuncias inmersas en la Fiscalía General de la Nación que lo comprometen seriamente.

Entre las denuncias hay unas por lesiones, otras por contrato sin cumplimiento de requisitos legales, una querella por injuria y otra denuncia por falsedad ideológica en documento público. Todas las anteriores inculpando al señor Pajaro Acevedo, quien trata en estas elecciones de ganar la batalla por llegar a ocupar el primer cargo municipal.

Lamentablemente, la competencia electoral se ha centrado en las pujas por los avales. Este es un procedimiento tan poco transparente que en ocasiones los directores de partidos han preferido renunciar a ser asociados con episodios oscuros que haya tenido cualquier candidato.

Que un candidato sea objeto de una denuncia no implica una inhabilidad legal. Puede haber aspirantes empapelados que son inocentes pero no han podido lograr que así lo reconozca un sistema de justicia paquidérmico e ineficaz.

Amanecerá y veremos si le concederán el aval al señor Gabino Pajaro en el municipio de Turbana o sucederá algo parecido al episodio que se registró con el polémico aval entregado a Oneida Pinto en la Guajira