El ambientalista George Salgado y el inventor Havid Abdala, lideran una iniciativa en Cartagena que consiste en la construcción de un árbol de energía solar para una comunidad vulnerable.

Un árbol solar, como comúnmente se dice, es una estructura que usa la energía del sol para producir electricidad, es una forma decorativa y complemento de los techos solares que, usualmente, en los países donde ya se implementan, son ubicados en parques y sitios públicos.

La población que se beneficiará con este proyecto aún no está determinada; los barrios Olaya Herrera, El Pozón o alguna comunidad isleña son los posibles sitios iniciales. Se espera que el árbol solar esté en un área segura como una escuela, pero que se puedan aprovechar los beneficios de esta innovación, que es fundamental para crear ciudades inteligentes, limpias y sostenibles.

Esta construcción moderna tiene una estructura metálica con 18 paneles solares conectados a un sistema de carga USB que permitirá a las personas cargar sus celulares y computadores. “Queremos que la ciudad entre en esta línea de producción limpia para que posteriormente pensemos en paraderos con mezcla de techos verdes y energías alternativas; ya que tenemos una ciudad donde podemos captar mucha energía del sol”, dijo George Salgado.

Con el crecimiento de la población y el aumento de la demanda energética, es necesario hallar e implementar nuevas fuentes de energía renovable que no produzcan ningún efecto negativo en el medio ambiente, por ello, sin lugar a dudas, la energía solar es una de las mejores opciones y, en lugares como Cartagena, es la más indicada.

Las ventajas del árbol solar son muchas, como el hecho de usar energía renovable, ser amigable con la naturaleza debido a que no contamina el aire, además permite concienciar a la población de que la energía solar es una buena opción, ya que, es limpia y no se acaba. Otro beneficio es que puede proporcionar sombra y decoración.

Árbol solar

Árbol solar

Si George Salgado y Havid Abdala logran potenciar y expandir esta alternativa en la ciudad, sin duda estarán ayudando a preservar el futuro. Desde hace mucho se sabe que las energías que actualmente consumimos se agotarán en algún momento y que producen un daño terrible en la vida, sin embargo, existen otras energías que son renovables, limpias, y por lo tanto, se convierten en una elección correcta, como por ejemplo la que nos da el sol.

El árbol solar es ecológico, eficiente, no contamina, y, de usarse en casas, por ejemplo, ayudaría a reducir el gasto que se paga por el servicio eléctrico. Así mismo, es un método que se puede aplicar para llevar la electricidad a las zonas pobres o desfavorecidas que carecen de este servicio.

Es conveniente que Cartagena entre en la línea de innovación y se apropie del desarrollo sostenible como plataforma de cambios para lograr ser una eco-ciudad.

Salgado y Abdala, los cartageneros que impulsan este plan ya cuentan con financiación y están buscado voluntarios de la ciudad que se unan en la construcción de este primer proyecto que se pretende multiplicar en la ciudad. “Queremos que la ciudad entre en el proceso de la innovación social, por eso buscamos hacer una convocatoria de soldadores, ingenieros electrónicos y voluntarios que nos ayuden a construir el árbol solar”, señaló Salgado.

UN DEBER DE TODOS Y TODAS

La lucha por la conservación, la mejora del estado de la naturaleza y la búsqueda de alternativas en pro del medio ambiente, son temas en los que muchas personas y empresas están trabajando, por ello, es importante que todos estén informados y concienciados respecto a lo que significan temas como el calentamiento global, el uso de energías renovables, cambio climático, y similares para que, de ésta manera, todos contribuyan a enfrentar una problemática que es asunto de toda la humanidad.

Se estima que de no hacer nada, para finales de siglo la temperatura de la tierra aumentará considerablemente. Si no se toman medidas realmente importantes desde ahora para combatir este gran problema del siglo XXI, será complicado y costoso adaptarse a sus efectos en el futuro.

El cambio climático es una verdad absoluta y el ser humano es su principal responsable. Esto lo dicen nada más y nada menos que el 97% de los artículos científicos publicados desde 1991. Y lo confirma un informe que elaboró en 2014 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas, compuesto por 830 reputados científicos de todo el mundo.

Los fenómenos que enfrenta el planeta respecto al medio ambiente abordan desde la tala indiscriminada de árboles, la mala calidad del aire, desaparición de insectos y vida silvestre, hasta la afectación de la vida marina y la acidificación de los océanos; en 2018, por ejemplo, el paneta perdió 12 millones de hectáreas de bosque. Según el informe anual del Global Forest Watch, 2018 se ubica como el cuarto peor año en términos de deforestación de bosques tropicales, después de 2016, 2017 y 2014.