El próximo lunes, 21 de febrero, se realizará una Sala Extraordinaria en la Corte Constitucional para decidir sobre el impedimento de la magistrada Cristina Pardo, luego de que fuera recusada por la organización Sisma Mujer, debido a una objeción de conciencia que presentó cuando fue Secretaría Jurídica de la Presidencia.

Dependiendo de lo que se resuelva sobre el impedimento, los magistrados podrían continuar con el debate acerca de la despenalización del aborto y tomar finalmente una decisión.

En caso de que no se acepte el impedimento, la Sala Plena podrá proceder a votación sobre la propuesta de despenalización del aborto presentada en la ponencia del magistrado Antonio José Lizarazo.

Si el impedimento de Pardo resulta válido, la magistrada quedará por fuera del debate, e igualmente la Sala Plena procedería a votar.

La ponencia del magistrado Lizarazo requiere cinco votos, de nueve posibles, para ser aprobada.