Cuatro temas puntuales, son los que Colombia debe tener en la lista de prioridades para continuar garantizando el suministro en firme de corriente, incluso más allá del 2027.

Con esta programación se garantizarán los excedentes en oferta eléctrica desde el 2025, así mismo, la entrada de los proyectos de generación convencional programados para el presente año, el inicio de operación de Hidrotiuango, y empezar la ejecución de la Línea Colectora para que las fuentes solares y eólicas entreguen su energía al país.

“La energía en firme está garantizada para los años 2023 y 2024 por las obras de generación que ya existen, y no hay preocupación en el corto plazo. Sin embargo desde el 2025 en adelante, el sector está a la espera de la planeación por parte del país, y de si hay señales para hacer una subasta”, aseguró Natalia Gutiérrez, presidenta de Acolgen.

Por su parte, Alejandro Castañeda, director de Andeg dijo que «al mirar el 2025 – 2026 el país entraría en un déficit en oferta. Con la proyección del consumo, en el balance oferta – demanda es 0% para estos dos años, así habría la necesidad de generar adicionalmente 4.300 gigavatios hora (GW/h) al año para llevar el excedente al 5% y tener la tranquilidad de la energía en firme”.

También indicó que, durante este año 2022 entrarán en operación los proyectos Tesorito y Candelaria que operarán con gas natural.

Otro de los temas importantes de la agenda que el sector sigue con mucho interés en el 2022 es la entrada en operación de Hidroituango.

“El sector espera que Hidroituango entre en operación este año, aun con todo el tema de las diferentes fechas de inicio que se han planteado, y que serían 600 MW de capacidad instalada de los 2.400 MW que se compone el megaproyecto”, explicó Castañeda.

Fuente: Portafolio