Las réplicas de dos pistolas que pertenecían al almirante español Blas de Lezo y Olavarrieta, se encuentran en el Museo Naval del Caribe, donde serán exhibidas junto a otro objetos alusivos al “Medio Hombre”.

💡 El «Medio Hombre» porque tras muchas batallas en sus años de servicio en la Armada Española lo dejaron tuerto, con un brazo inmovilizado y una pierna amputada.

🏛 Las pistolas son recibidas por el Museo como una donación del director de opinión del diario español ‘El Debate’, Ramón Pérez-Maura, quien dijo que «Blas de Lezo es el gran héroe de la Armada española, pero sorprendentemente ha sido un gran desconocido en España».

🗣 Además agregó que el heroísmo de Blas de Lezo fue el que permitió «la supervivencia de la Cartagena hispánica y eso quiere decir que es el que hizo que se mantuviera el Imperio Español durante casi un siglo más y que en las tierras de la Nueva Granada el inglés no se convirtiera en la lengua oficial».

El par de pistolas son armas militares de chispa fabricadas en madera de nogal y acero, con una longitud de 42 centímetros.

Su decoración es en plata cincelada con motivos vegetales, florales y veneras; el cuño del platero que está grabado en el guardamonte y que consiste en una letra «s» gótica, indica que el año de su elaboración fue entre 1773 y 1774.

Se perciben al igual las marcas de Londres representadas en un león y una flor de lis, así como las iniciales JK que corresponden al punzón de verificación de seguridad del arma y que pueden ser de una de estas tres personas: John Kentish, John King o John Kingman, artesanos que se sabe trabajaron en Londres para el año 1773.

En la placa que se apoya el pulgar al momento de ser accionardo el disparador, el arma tiene grabado un brazo levantado blandiendo una daga.

Las pistolas originales fueron donadas al Museo Naval de Madrid por el marqués de Tabalosos y conde de Llobregat, Javier Barcaiztegui Rezola.