Con un equipo de noventa buzos, lograron el objetivo del rescate de los 12 jóvenes y su entrenador que llevaban 17 días atrapados en la cueva Tham Luang, ubicada al norte de Tailandia.

El rescate fue llevado con éxito, los buzos guiaron a los niños a través de pasajes oscuros e inundados por el sistema de grutas e incluyó partes en las que tuvieron que caminar, escalar y bucear guiados por cuerdas.

Desde el domingo se estuvo llevando a cabo el plan, entre el domingo y el lunes 8 niños fueron rescatados y este martes los últimos 4 junto con su entrenador lograron salir.

Siete ambulancias estaban a la espera del último grupo para trasladarlos al hospital de Chaing Rai, ubicado a una hora de la cueva.

¿Cómo quedaron atrapados?

Los menores entre 11 y 16 años, se quedaron en la cueva Tham Luang en Chiang Rai, norte de Tailandia, el pasado día 23 de junio, junto a su entrenador.

Las lluvias que cayeron sobre la zona comenzaron a inundar la cueva y les cortó la salida. Tras 9 días desaparecidos, dos buzos británicos, que formaron parte del equipo internacional de rescate, los encontraron con vida y a salvo en una especie de isla seca, a unos 4 kilómetros de la entrada de las grutas.

Operación rescate

El plan de rescate se organizó en tres grupos por cada día, contando desde el domingo. En teoría cada grupo llevaría cuatro niños y ocho buzos, pero el tercer grupo de rescate optó por llevar a los cuatro niños y al entrenador, siendo este de mayor presión y responsabilidad de parte de los rescatistas.

Los buzos fueron sacando de forma escalonada a los niños, de uno en uno con tanques de oxígeno y máscaras completas.