Previo a la celebración del día internacional de la Juventud, el pasado martes 11 de agosto, cinco jóvenes pertenecientes a la comunidad de Llano Verde en la ciudad de Cali, fueron asesinados.

El hecho, del que aún se desconocen los detalles y que fue catalogado como una masacre, cobró la vida de tres menores de edad, de los cuales, las madres y otros allegados habían alertado a las autoridades acerca del desconocimiento del paradero de los niños desde el mediodía. En la noche llegó un reporte a la Policía Metropolitana sobre la presunta presencia de unos cadáveres en un cañaduzal, a la altura del puente que conduce al antiguo vertedero de basuras de Navarro, extremo oriental de la ciudad.

Hacia las 11:00 de la noche, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina twitteó: “Tengo que informar a la comunidad que desafortunadamente acaba de ocurrir una masacre , cinco fueron los fallecidos, algunos menores de edad, en el barrio Llano Verde. Nos dirigimos al sitio”.

El asesinato de estos jóvenes y otros hechos de las misma indole, evidencian, según la ONG World Vision, el nivel de desprotección que sufre la niñez y la adolescencia del país. Asimismo, la organización rechaza enfáticamente lo sucedido.

Imagen autorizada de uso World Vision

La violencia hacia los niños, niñas y jóvenes representa una problemática que lidera las estrategias que desde el nivel nacional, regional y local, se diseñan para disminuir las cifras que aumentan cada día.

De acuerdo con la Unidad de Víctimas, en el país se registran 2.271 niños, niñas y jóvenes víctimas de homicidio dentro del marco del conflicto armado. De enero a mayo de 2020, Medicina Legal reporta 245 homicidios de niñas, niños y jóvenes del país.

Por su parte, la Alianza por la Niñez Colombia registra que, entre enero de 2015 y junio de 2019 se han registrado 91.982 casos de violencia sexual en contra de niños, niñas y adolescentes en Colombia. A través del estudio “Violencia Intrafamiliar Contra Niños, Niñas y Adolescentes”, la alianza identificó que solo en 2019, la cifra fue de 8.466.

Medicina Legal reveló cifras que evidencian que los niños y adolescentes hombres fueron violentados en 243 oportunidades en enero, 304 en febrero y 208 en marzo del presente años.

Para el 2019, se recibieron 397 llamadas, entre el 22 y el 31 de marzo, para denunciar presuntos casos de violencia intrafamiliar; este año la cifra se elevó a 710 para el mismo periodo, el cual corresponde al tiempo en que se declaró la cuarentena por la pandemia del Covid-19.

La violencia en medio del COVID-19

En su más reciente informe, “El Tiempo se Agota – Réplicas de la Covid-19”, la organización World Vision advierte que las proyecciones globales señalan un incremento del hambre, la violencia y la pobreza como resultado de la crisis desencadenada por la pandemia.

Al respecto, Norbert Hsu, líder global de impacto para World Vision asegura que, “Aquellos que viven en estados frágiles, donde persiste la violencia y el conflicto, los efectos perniciosos del cambio climático, la inestabilidad política y social, el desplazamiento forzado y los que dependen de la ayuda humanitaria son las víctimas visibles de esta crisis”.

Teniendo en cuenta el informe, “Colombia: Violencia Contra la Niñez (VCN)”, la ONG asegura que las actuales políticas y marcos legales de Colombia en torno a la prevención y lucha contra la violencia hacia la niñez y adolescencia todavía no son suficientes, lo que enciende las alarmas.

Para la ONG internacional resulta alarmante el deterioro de una sociedad en la que la violencia sigue presente permanentemente, afectando especialmente a las niñas, niños y jóvenes, por lo que es necesaria la acción activa y prioritaria del Gobierno Nacional y de toda la comunidad y las familias, asumiendo el compromiso corresponsable por la protección integral de la niñez y adolescencia más vulnerable.