El joven actor de 23 años interpreta a uno de los personajes más reconocidos del momento: Dylan en “Un bandido honrado”.

Sebastián Sánchez estaba de vacaciones en Cartagena. Su carismática personalidad hacía que hablar con él fuese tan cómodo como cuando se habla con un amigo.

Es un chico alegre, extrovertido y lleno de sueños. Uno de los más importantes, el ser actor, lo está cumpliendo en la actualidad.

Desde los 14 años inició su camino en el mundo de la personificación. “Mi mamá me puso a estudiar actuación en Bogotá. En ese entonces yo vivía en Tolima y viajaba. Mi papá creía que yo iba al colegio y, en realidad, hace unos años se enteró de la verdad”, cuenta.

Los comienzos de Sebastián para convertirse en actor e influencer no fueron fáciles. A parte de estudiar a escondidas de su padre, ese mismo año perdió octavo grado en el colegio y tuvo que abandonar la actuación. “Debes dejarlo. Enfócate en el colegio y luego lo retomas”, le dijo su mamá.

Puedes leer: El universo de Eddie Stofe y Maricela

Fue triste para él, debía abandonar lo que en realidad amaba. Sin embargo, eso solo fue una etapa de la vida. Se enfocó en el colegio, repitió octavo grado y su rendimiento fue bueno. Al año siguiente se mudó a Bogotá y, a partir de ahí, forjó el camino que lo llevó a donde está hoy.

Al finalizar el bachillerato comenzó a estudiar Cine y televisión. En realidad quería estudiar Comunicación Social, pero en la universidad no había cupo. A pesar de eso, encontró en la carrera otra gran pasión. “Descubrí la dirección, producción, fotografía, escritura, el arte y eso me encantó, porque en todo eso hay comunicación”, dijo.

El primer personaje de Sebastián

Al tercer semestre de estar estudiando, no hubo dinero para pagar. Así que decidió trabajar; su plan era hacer ambas actividades: trabajo y estudio. Sin embargo, como pasa la mayoría de las veces, la carrera universitaria quedó a un lado.

Trabajó durante mucho tiempo en un Call Center. A los tres años y medio de estar ahí nace la oportunidad de hacer el casting para Caracol. Oportunidad impulsada por su madre, la actriz Milena Granados. Sebastián Sánchez presentó dos pruebas y pasó.

Así, desde el 10 de junio este joven soñador llegó a los hogares colombianos. En “Un bandido horrado” interpreta a alguien totalmente opuesto a él: Dylan.

“En lo único que nos parecemos es en la cara. Somos totalmente diferentes, (risas). Es para mí inadmisible ser como él”, comenta Sebastián.

Fue un reto muy grande hacer el personaje, comportarse como un “minivillano”. El hecho de ser malo, mirar como malo y hablar como tal, significó un gran desafió para Sebastián. Ya que él se describe como “una persona súper pacifica, la más alegre del mundo”.

“Lo que menos me gusta es la arrogancia del personaje, él es todo lo que yo no quiero ser jamás en la vida. A mí me gusta hacer sentir bien a la gente”, continuó.

Una de las estrategias para construir el personaje fue ver series dónde los protagonistas son malos. Las famosas narconovelas.

“Aunque a mí me gustan las narconovelas, porque muestran historias del país y un elenco súper talentoso, mucha gente no entiende que eso es ficción. Reconozco que esos formatos le hacen daño al país con el tema de la reputación. Sin embargo, las personas no solo deberían ver la parte negativa, sino el trasfondo. ¿Cómo terminan los narcos? Nunca terminan felices”, explicó Sebastián.

“Tengo una gran responsabilidad”

Sebastián ahora lo que busca es hacer feliz a la gente. Que las personas disfruten de sus videos en redes sociales, de su papel en la serie y que se identifiquen con algunas de las situaciones.

“Yo aprendo todos los días de Dylan. Ahora siento que soy una mejor persona y tengo la responsabilidad de mandar siempre un mensaje positivo por toda la gente que me sigue”, comenta.

Él reconoce que tiene en los niños un gran apoyo, muchos que lo conocen de Tik Tok. Para ellos siempre tiene un mensaje valioso: “pórtense bien, háganle caso a su mamá y saquen las mejores calificaciones.”

El hecho de que la juventud llegue a admirar a un personaje de ficción que es malo, es una gran responsabilidad para el actor que lo interpreta. Con Sebastián, su carrera en redes sociales ha hecho que las personas lo conozcan desde antes y eso ha creado una familiaridad.

“Las personas que me siguen desde antes y que ven ahora mi sueño hacerse realidad deben estar orgullosos. Todo se lo debo a ellos, nadie llega a ser grande sin una comunidad que lo apoye”, concluye.

Sebastián dice que no se siente famoso y no quiere serlo. Ahora lo que tiene, en sus palabras, es “un reconocimiento a su trabajo” y eso le gusta. Para él la fama destruye y afirma querer tener una carrera diferente: quiere ser un actor reconocido para hacer cosas buenas a través de eso.

Si quieren conocer más datos de Sebastián Sánchez, en su canal de YouTube tiene un video donde los cuenta.

Puedes leer: Bonfante: “Estamos haciendo las cosas bien y vamos por buen camino”