‘’Si logramos parar y revertir la deforestación tropical y en el mismo sentido reducir las emisiones dañinas en el uso de la agricultura, se podrá contribuir en un tercio al mejoramiento del clima’’ Así señala Erna Solberg, primera ministra de Noruega para el Foro de Bosques Tropicales de Oslo’, que se llevó a cabo los días 27 y 28 de junio de este año.

Estos ecosistemas tienen múltiple importancia para la estabilidad del medio ambiente, que a lo largo del tiempo también  ha sido fuente de desarrollo económico para la sociedad.

La cobertura dosel o cobertura arbórea de los bosques tropicales, es decir, la densidad de las copas de los árboles, mantiene la estabilidad climática, porque regula la entrada de la luz, modula la precipitación con la que llega la temperatura al interior del bosque y promueven el almacenamiento del carbono, sin contar que estos también protegen un número importante de especies animales que albergan en estos territorios tropicales.

A pesar de los esfuerzos para reducir la deforestación tropical, la perdida de la densidad arbórea ha ido aumentando considerablemente en Colombia y en otras partes del mundo, entre ellas, Brasil, Indonesia y República Dominicana. Estas deforestaciones se han dado por causas ambientales y humanas, tales como: desastres naturales, incendios, tormentas tropicales, la tala de los árboles para la agricultura y el comercio, que en muchos casos se práctica de forma ilegal.

De acuerdo con la investigación de la Universidad de Maryland, el año pasado fue el segundo peor registrado en la pérdida de la cobertura de los árboles tropicales, en total estos experimentaron 15.8 millones de hectáreas de pérdidas en su densidad arbórea.

 

Gráfica del portal web de ‘Word Resources Institute’ que evidencia la perdida de la cobertura arbórea de países clave del año 2017.

Los bosques en Colombia

Colombia ha sido un país de bosques tropicales y el 59.92% de estos bosques están ubicados en territorios colectivos, lo cuales presentan la mayor tasa de destrucción en el mundo.

De acuerdo con datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), la deforestación en Colombia se produce por motivos de praderización, cultivos ilícitos y construcción de infraestructura; después del post conflicto estas pérdidas se reflejaron más. Las FARC mantuvieron siempre el control del uso de tierras y de la actividad de la tala ilegal para la producción de pastos, coca, así como la distribución de la tierra para obtener un título de propiedad.

Por otra parte, en el marco del cuidado y la preservación de los bosques tropicales, líderes se reúnen hoy en Oslo Forest Forest Forum para hacer frente a todas las problemáticas que se derivan de este importante tema que pone en juego el futuro y el bienestar del planeta.