El gobierno de Estados Unidos anunció este martes, 21 de diciembre, la repartición de 500 millones de pruebas gratuitas de COVID-19 a causa de los avances de la variante ómicron.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de este país dieron a conocer que la nueva variante es ahora la cepa de coronavirus dominante en Estados Unidos.

En este contexto, la presidencia de Joe Biden anunció nuevas medidas para tratar con la nueva cepa, entre las cuales se destaca la distribución de pruebas gratuitas de COVID-19 y la movilización de personal militar para ampliar el alcance de la campaña de vacunación en el país.

Adicionalmente, Washington informó que donará 580 millones de dólares a organizaciones internacionales para aportar en la lucha contra el COVID-19 en otros países.