El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció un fuerte aumento del salario mínimo, el cuál será multiplicado 34 veces del salario mínimo actual, además dio declaraciones en cadena de radio y televisión, de poner en marcha el nuevo sistema tributario y fiscal con el que se aumentarán algunos impuestos, que están dentro del denominado Plan de Recuperación Económica de su gobierno.

Según las declaraciones, el aumento del salario mínimo aumentará 34 veces y pasará de 5,2 millones de bolívares, lo que sería en representación a menos de un dólar a la tasa del mercado negro que domina la economía del país, a 180 millones, lo que serían unos 28 dólares.

Por lo tanto, el ajuste salarial será de 3.464%, siendo este el quinto incremento en lo que va del año; con intención de reducir el impacto de la hiperinflación que golpea al país venezolano, el cual podría llegar a un millón por ciento este año, por la acelerada devaluación del bolívar, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otra medida anunciada por el presidente Maduro, es la reforma monetaria que contempla la eliminación de cinco ceros al bolívar, constituida como la nueva unidad monetaria, “bolívar soberano”, que entrará en función del “plan de recuperación” para enfrentar la crisis económica.

El despacho de la presidencia se pronunció a través de twitter en una publicación anunciando la fecha en la que se estaría llevando a cabo el aumento salarial, que sería a partir de este lunes 20 de agosto, al igual que la circulación del “bolívar soberano”.

Además, ese mismo día se estrenará la criptomoneda “petro” como una segunda unidad contable, tendrá un valor de 3.600 bolívares soberanos (1.446 o 89,7 dólares), que busca avanzar hacia nuevas formas de financiamiento internacional. A través de las declaraciones se reiteró que este mecanismo será el anclaje del nuevo bolívar, que pasará a llamarse “bolívar soberano” desde el lunes.

Pros y contras del “petro”

Una de las ventajas que se verían reflejadas a través del nuevo mecanismo de la criptomoneda “petro”, es que de cierta manera podría ayudar a burlar el bloqueo económico de Estados Unidos hacia el gobierno venezolano y su compañía petrolera, Petróleos de Venezuela (PDVSA), logrando hacer transacciones con títulos de deuda, con las cuales el país estadounidense le tiene prohibido.

Otras de las ventajas es que se podrían atraer nuevos inversores internacionales en aras de mejorar la economía en un momento en el que la credibilidad del país está bajo mínimos. También lograría atraer al público nacional, haciendo que se interesen por la criptomoneda local “petro”, dejando a un lado el interés por otras criptomonedas que han crecido como el bitcoin.

Las desventajas parten en que no se puede incrementar la criptomoneda sin que se provoque una crisis bancaria, en estos momentos Venezuela intenta encontrar una salida a una crisis inédita y si no refleja la aceptación, el objetivo de generar liquidez económica se vería afectado a vencer el bloqueo financiero. Otro de los obstáculos es el incremento de los actos ilícito, cabe aclarar que uno de los principales atractivos de las criptomonedas es el anonimato, se pueden realizar transacciones sin revelar quiénes participan en ellas.

Incertidumbre

Los venezolanos se encuentran dudosos con el anuncio de plan de recuperación económica del gobierno, teniendo en cuenta que este sería el quinto incremento del ajuste salarial de lo va el año; en junio, el mandatario ya había aumentado los salarios cuando aprobó un ajuste de 103%, lo que llevó el sueldo mínimo a 5,19 millones de bolívares.

Tras las confusas reformas anunciadas por el presidente Maduro, se han generado espacios de incertidumbre en el país venezolano, se teme a que no se vean reflejado mejoras a la crisis económica y no se detenga la devastadora espiral inflacionaria, por lo que el crudo representa 96% de los ingresos, a sabiendas que el gobierno enfrenta graves problemas de liquidez, que a partir del lunes  intentará frenar con emisiones de dinero.

“Los próximos días serán de mucha confusión tanto para los consumidores como para el sector privado, especialmente el comercial. Es un escenario caótico”, anunció el director de la consultora Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros.