Los ministerios de Educación Nacional y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en el marco del fortalecimiento del Sistema Nacional Ambiental (SINA), han impulsado la Política Nacional de Educación Ambiental (adoptada en el año 2002), para promover y generar espacios de participación comunitaria en escenarios como la planificación, gestión y control del desarrollo; procesos de concertación entre la ciudadanía, los entes territoriales y ambientales y la construcción de una visión regional desde lo local.

Desde el año 2004, la Corporación ha realizado 5 ferias locales, 2 regionales y 8 foros de Educación ambiental en alianza público privado con el objetivo de generar espacios participativos que fomente las iniciativas productivas locales de bienes y servicios de manera sostenible, impulsando el desarrollo territorial y el intercambio de saberes populares desde las comunidades, además de la generación de una cultura ambiental a través de procesos de reflexión frente al ambiente de la zona norte y centro de Bolívar.

Estos eventos se han convertido en escenarios de encuentros para intercambiar experiencias entre los actores y sectores productivos a pequeña y mediana empresa que vienen contribuyendo a la dinámica productiva y de sustento sostenible en la región, por tal razón Cardique este año realizará la Conmemoración del día del Árbol en el Marco del X Foro de Educación Ambiental “por la conservación”.

Los bosques son mucho más que madera. Más de 1.600 millones de personas en los países más pobres del mundo sobreviven por los alimentos, los materiales, el agua o las medicinas que consiguen gracias a ellos.

El Día Mundial del Árbol, también llamado Día Forestal Mundial, fue inicialmente una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969, esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971.

Los árboles son los mejores aliados, pues captan y recargan las fuentes de agua, liberan el oxígeno y capturan el dióxido de carbono, por esa razón hay que promover una conciencia de protección, conservación y restauración de los bosques, haciendo un buen uso de los recursos naturales.

Hoy en día, la siembra de árboles simboliza otros elementos que están ligados a la planificación y al bienestar que el árbol y los ecosistemas urbanos deben proporcionar a los habitantes de las ciudades, bienestar que se genera a partir de una serie de servicios ambientales como la belleza paisajística, la regulación térmica y acústica, la regulación hídrica, la captura de CO2 y la emisión de O2 y la generación de hábitat, especialmente para la avifauna.

En el mundo en general, y en lo que respecta a nuestro Municipio de Santa Rosa de Lima, el establecimiento y mantenimiento de los árboles debería ser una actividad permanente en el tiempo con acciones específicas como los mecanismos de desarrollo limpio y la protección de cuencas hidrográficas.

La obligación de sembrar un árbol debería ser parte de cada uno de los seres humanos, como actividad innata que persigue perpetuar la vida misma. Así que, aprovechamos este día para invitar a todos los Santaroseños a participar voluntariamente, sembrando y manteniendo un árbol como una forma de ayudar a frenar el deterioro de nuestro medio ambiente.