Para lograr espacios de aprendizaje dentro y fuera de las aulas escolares

Las directivas de la institución Etnoeducativa Técnica Agropecuaria de Desarrollo Rural en el municipio de María La Baja, participaron de un taller de investigación educativa, denominado: ‘Práctica Pedagógica Investigativa y Trabajo por Proyectos’, liderado por la connotada educadora, Dilia Elena Mejía Rodríguez, galardonada por el Ministerio de Educación Nacional como la mejor maestra del país en el año 2015, con el único propósito de fortalecer sus procesos  curriculares a partir de la necesidad de desarrollar y planificar  estrategias pedagógicas por proyectos investigativos.

Iniciativa que permite fortalecer procesos curriculares e impactar positivamente en los ambientes escolares de 1.894 estudiantes de María La Baja, entendiendo que estas transforman el espacio escolar en un ámbito experiencial, donde prima la indagación, el pensamiento crítico y el aprendizaje significativo, con propósitos planteados entre estudiante y maestro, logrando prácticas abordadas desde hipótesis e interrogantes propios de la curiosidad y el deseo por explorar el mundo que les rodea.Dilia Mejía Rodríguez, directiva de la Escuela  Normal Superior Montes de María, dijo que la institución Etnoeducativa Técnica Agropecuaria de Desarrollo Rural de María La Baja, está comprometida con el aprendizaje de los estudiantes, por ello ha iniciado un proceso de formación orientado a transformar las prácticas pedagógicas de los docentes a partir de una práctica pedagógica investigativa.

La maestra, aseguró que este proceso está siendo apoyado por la Escuela Normal Superior, quien tiene dentro de su misión ser líder de una nueva Educación para la subregión Montes de María y el departamento de Bolívar.“La Escuela Normal Montes de María está comprometida con el desarrollo educativo de las instituciones que ha bien decidan transformar sus prácticas pedagógicas y dentro de sus principios misionales está la promoción de una educación pertinente para la subregión el departamento y el país, igualmente el proceso también está siendo apoyado por la Universidad de Cartagena, la facultad de Ciencias Sociales y Educación y el Programa de Maestría en Educación”, aseveró la ilustre maestra.

“vivimos en un mundo complejo diverso y en constante transformación donde la incertidumbre generada por la crisis pandémica y la violencia estructural directa y cultural han generado la necesidad de repensar la escuela y hacer que genere cambios y desarrollos en cada uno de sus miembros. Hoy la institución esta institución educativa de María La Baja, ha optado por desarrollar una práctica pedagógica centrada en la enseñanza problémica, por ello la pedagogía por proyectos pedagógicos se constituye en una posibilidad y en una oportunidad para la transformación de la práctica pedagógica investigativa”, detalló Mejía Rodríguez.

Dilia Mejía Rodríguez, indicó que la escuela no puede permanecer inmóvil en contextos sociales de transformación, “la práctica pedagógica investigativa, posibilitará a los docentes desde la reflexión crítica en la acción de los ámbitos disciplinar y pedagógico, hacer los cambios, adaptaciones y transformaciones en su práctica de acuerdo con las necesidades de formación presentes en su contexto”, puntualizó la catedrática.

La educadora agregó, que la práctica pedagógica investigativa asume la investigación como estrategia pedagógica a través de la pedagogía por proyectos, donde el estudiante aprende a proyectarse en el presente y futuro, proponiendo intereses de aprendizaje, planes para solucionarlos, convirtiéndose en un sujeto que piensa, propone y actúa para transformar.

“Las prácticas pedagógicas investigativas a través de la pedagogía por proyectos de aula permiten el desarrollo de competencias investigativas en nuestros estudiantes, a partir de sus intereses y necesidades de aprendizaje, desarrollan su autonomía y responsabilidad, porque los mismos estudiantes son los encargados de su propio aprendizaje, plantean preguntas, conjeturas, resuelven problemas, participan en la construcción de rutas o procesos investigativos”, subrayó la maestra.

La educadora cree en una escuela que despierte los sueños de nuestra juventud, que cultive la solidaridad, la esperanza y el deseo de aprender, enseñar y transformar el mundo, “estas son frases escritas, que logré evidenciar en las escuelas agrarias en Brasil durante mis años de estudio en ese país”, indicó Mejía Rodríguez.

Por su parte, Teilor Puello Castro, rector de la institución Etnoeducativa Técnica Agropecuaria de Desarrollo Rural en el municipio de María La Baja, indicó que este tipo de iniciativas permite a los maestros dictar contenidos de sus asignaturas promoviendo la cultura de la investigación; además de reflexionar sobre su misión como educadores al interior de la escuela y lo que representa en el contexto. “Este es uno de los motivos que en la actualidad obligan a buscar sistemas alternativos e innovadores de aprendizaje y enseñanza, que contribuyan a mejorar las prácticas pedagógicas”, puntualizó el directivo docente bolivarense.