El Gobierno de China, anunció este viernes que ha revocado la licencia del consulado de Estados Unidos en la ciudad suroeste de Chengdu, en represalia por el cierre inmediato del consulado chino en la ciudad de Houston, Texas el pasado miércoles de esta semana.

“Esta contramedida tomada por China es una respuesta legítima y necesaria a la medida injustificada de Estados Unidos de cerrar nuestro consulado en Houston. La relación entre ambos países no es la que China desearía, pero Washington es responsable de ello”, anunció hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Según la Cancillería china, su respuesta está “en línea con la ley internacional, las normas básicas que rigen las relaciones internacionales y las prácticas diplomáticas”.

El ministerio chino no especifica cuándo cerrará la representación diplomática. En el caso de Houston, el gobierno de Donald Trump dio 72 horas a los diplomáticos chinos para desalojar.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, declaró el jueves que el consulado de China en Houston era “un centro de espionaje” chino y “de robo de la propiedad intelectual”.

Por ende, fue cerrado “para proteger la propiedad intelectual estadounidense y la información privada de los estadounidenses”, declaró este miércoles un vocero del Departamento de Estado

Washington acusa a los servicios de Inteligencia chinos de apoyar los ciberataques de dos ‘hackers’ contra empresas de 11 países para intentar robar datos de la vacuna contra el nuevo coronavirus y secretos de tecnología militar.

El departamento estadounidense de Justicia anunció el martes la imputación de Li Xiaoyu, de 34 años, y Dong Jiazhi, de 33, “dos piratas informáticos chinos que trabajaban con el ministerio chino de Seguridad”.

“La Convención de Viena dice que los diplomáticos deben ‘respetar las leyes y reglas del país anfitrión’ y ‘tienen el deber de no interferir en los asuntos internos de ese Estado'”, señaló hace dos días el vocero del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

A última hora del miércoles, el presidente Donald Trump apuntó que no descarta cerrar otras dependencias diplomáticas de China en suelo estadounidense.