Este martes la compañía estadounidense SpaceX envió a la Estación Espacial Internacional (EEI), un cohete que lleva células de músculos humanos para hallar de algún modo la manera de prevenir el envejecimiento, que forma parte de la misión CRS-24.

Este nuevo proyecto, impulsado por la Universidad de Liverpool y patrocinado por la Agencia Espacial del Reino Unido, va a bordo de un Falcon 9 que fue lanzado desde el Centro Espacial Kennedy (Florida, EE.UU.).

Con respecto al experimento, los científicos deberán tomar las células musculares humanas que son del tamaño de un grano de arroz y que además, fueron cultivadas en laboratorios, y colocarlas en soportes impresos en 3D.

Estando las células en el espacio, empezarán el proceso de estimularlas eléctricamente para inducir contracciones en el tejido muscular para ver la reacción.

Se espera que las muestras regresen a la Tierra en enero para ser analizadas en detalle.