Tras cumplir seis meses de la llegada del coronavirus a Colombia, Fernando Ruiz Gómez, Ministro de Salud y Protección Social entregó un análisis detallado de la situación del país.

En el informe entregado, el ministro expresa que para entender la situación de Colombia es necesario tener en cuenta el comportamiento del virus desde su origen, analizándolo por temporadas. La primera, de acuerdo con el ministro, fue la asiática, en la que el impacto fue menor debido al distanciamiento físico natural que tienen los asiáticos, su experiencia con otras epidemias y el uso habitual del tapabocas.

Una segunda temporada fue la europea, la cual tiene dos capítulos para Ruiz, uno inicial donde el sistema europeo estuvo desarmado y el virus estalló los sistemas de salud en Italia, España, Francia e Inglaterra. Y otro, el que está iniciando ahora con los rebrotes.

El tercer gran momento del covid-19 en el escenario mundial, es el del continente americano, el cual se vive actualmente con una afectación muy parecida en todos los países.

Caso Colombia

Ruiz señaló que “En nuestro país tuvimos la misma situación, casi que cuatro capítulos diferentes. Un primer momento, en Leticia, que no fue una epidemia colombiana sino brasilera -es decir la afectación de Leticia es más parecida a la de Brasil que a la de Colombia-, muy rápida, alta y un impacto altísimo”, explicó. “Luego vino un segundo momento que fue el de Tumaco, Buenaventura, Quibdó, Cartagena y Barranquilla; y ahora se vive una tercera ola en Bogotá, Medellín y Cali. Viendo además que ya está comenzando un aumento de casos en Bucaramanga, Cúcuta, Popayán y Pasto”, agregó.

En el mismo avance, de acuerdo a los análisis del ministro de Salud, es probable que haya una cuarta temporada de ciudades de crecimiento mucho más lento como Manizales; y, por último las zonas muy dispersas del país, como municipios pequeños donde la afectación ha sido muy baja.

Así mismo, el ministro expresó que se espera la fase de rebotes; es por ello, que considera que mientras no exista una vacuna con alta efectividad, el covid-19 dejará de ser un factor preocupante “y aún teniéndola, persisten inquietudes sobre si va a ser una enfermedad estacional o es una que genera inmunidad permanente, porque eso todavía no se tiene claro”.

Justamente una de las preguntas constantes desde el Minsalud y la comunidad científica en el país es saber el nivel de inmunidad que se ha generado en Colombia. “Estamos entre el 20 y 40% si somos muy optimistas, pero realmente no sabemos todavía porque desafortunadamente las positividades de las pruebas que tomamos se hacen después de un tiempo, pero después dejan de ser positivos”, explicó Ruiz, añadiendo que, si se supiera el nivel de inmunidad se podría determinar si en el país se darán rebrotes o no.

Colombia un referente mundial

No obstante, se destaca la estrategia de Colombia y que ha sido referente a nivel mundial, buscando siempre aplanar la curva con la implicación de extender la epidemia un poco. “Hacerla más prolongada, de menor impacto, buscando una mayor inmunidad en la población, entonces digamos que la apuesta ha sido esa”.

“La cuarentena nuestra no fue la más estricta del mundo. Quedó con cerca del 40% de la economía abierta en su primera fase de aislamiento obligatorio, en el aislamiento flexible la apertura llegó al 70% y cuando llegamos al pico

comenzamos el aislamiento selectivo donde prácticamente quedan excepcionando todos los eventos que causen aglomeración y esa es la etapa en la que nos encontramos”, dijo Ruiz, manifestando además que las medidas han tenido un impacto grande sobre la economía.

Después de las epidemias

Colombia ha enfrentado en los últimos 15 años cuatro epidemias: dengue, zika, chikunguña y ahora el covid-19. En ese periodo el Ministerio de Salud y Protección Social se ha convertido en un ente técnico que vela por la transparencia de la información.

Ahora con esta pandemia, el ministro considera que se conocieron todas las fortalezas del sistema de salud colombiano en aspectos como el financiamiento. “Con todas las limitaciones, tomamos la decisión de crear el FOME, de orientar más de 15 billones de pesos para la atención de la epidemia, se nos permitió tener más de 10 mil camas de UCI en tan solo tres meses, igualmente adquirir elementos de protección personal fue un factor crítico, pero hoy en día se pudo adquirir toda una reserva estratégica”, destacó.

En el aseguramiento también hay avances, por ejemplo, desde las EPS se reforzaron responsabilidades de los entes territoriales en temas como rastreo de contactos, uno de los aspectos importantes en la actual fase.

Por último, destacó el ministro, hoy se pueden tomar mejores decisiones gracias a los sistemas de vigilancia epidemiológica como son Coronapp, Sismuestras, entre otros, con los cuales los entes territoriales han sido notables en la notificación y reporte de información.