Desde hace varios años los aeropuertos han registrado un aumento en el flujo de viajeros, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, las aerolíneas en Latinoamérica generarán 900 millones de dólares en 2018 y se estima que para este año los vuelos comerciales transporten a más de cuatro millones de pasajeros; ante este fenómeno las compañías a cargo de la seguridad de las terminales aéreas se han visto obligadas a disminuir los riesgos de las personas que circulan a diario apoyados en tecnologías biométricas que hoy se proyectan como el futuro de la seguridad en el mundo.

Ante esta necesidad NEC de Colombia, compañía japonesa, ha implementado un sistema de biometría que, gracias al reconocimiento facial y las soluciones de identificación dactilar, facilita los procedimientos de seguridad. Para Iván Villamil jefe de TI NEC Colombia “hemos trabajado constantemente para ofrecer soluciones como el reconocimiento facial que apoya el acceso a lugares con requisitos de alta seguridad como aeropuertos o seguridad urbana, estamos creando ciudades más seguras, protegidas y eficientes, esto permite mejorar los estándares de vida de las personas usando inteligencia artificial” 

Interpol asegura que entre el 2002 y 2013 en 166 países se registraron 38 millones de documentos de viaje perdidos o robados, es así como esta organización internacional de policía criminal tendrá la posibilidad de ubicar y capturar a los delincuentes gracias al reconocimiento facial, herramienta que en próximos años permitirá reducir las cifras de delincuencia alrededor del mundo. Según estimaciones de las Naciones Unidas, el tráfico ilegal de drogas en América Latina tiene un valor de $450 billones de dólares estadounidenses al año.

Demostración de tecnología biométrica

Actualmente en Colombia se implementó el reconocimiento facial en 36 entradas del estadio Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín, con el propósito de mantener bajo control los hinchas durante los eventos deportivos, son 68 cámaras de las cuáles 50 son permanentes y 18 para búsqueda forense que detecta incidentes en las graderías.