En Arabia Saudita tienen el plan de reconvertir una plataforma petrolera en un exclusivo parque de diversiones habilitado para hacer deportes extremos, restaurantes y pasar unos días rodeado de lujo y excentricidades.

El proyecto se llama «The Rig», una idea que simboliza las aspiraciones del príncipe heredero y gobernante de facto del reino, Mohammed bin Salman: convertir al mayor exportador de petróleo del mundo en un destino turístico internacional y diversificar su economía.

Una estrategia que forma parte del plan de reforma económica Visión 2030 que el líder ha promovido a través del mundo tratando de convencer a los inversores occidentales para que hagan fluir sus capitales hacia el líder petrolero.

El turismo le apunta a plataformas petroleras

El gobierno espera que el turismo sea la mayor fuente de nuevos puestos de trabajo en el sector privado, representando el 10% tanto del Producto Interno Bruto (PIB) como del empleo dentro de una década, en un país donde dos tercios de sus 21 millones de habitantes tienen menos de 35 años.

Preparándose para una era post-petrolera en la que el mundo tendría una menor dependencia del crudo en las próximas décadas, Arabia Saudita recientemente ha comenzado a abrir su puertas al exterior.

En 2019 por primera vez el país comenzó a entregar visas turísticas en un reino que históricamente había permanecido encapsulado, salvo cuando millones de musulmanes peregrinan todos los años a La Meca.

Retos para el plan

Para avanzar en su propósito de estimular el turismo, tendrá que sortear varios obstáculos como:

  • No es un destino económico como el sureste asiático.
  • Hace un calor abrasador durante ocho meses al año.
  • No hay libertad política ni de expresión.
  • En las calles casi no conviven hombres y mujeres.
  • No se permite el alcohol.

A esas restricciones se suma la sombra que pesa sobre el reino por las denuncias de violaciones a los derechos humanos, con una imagen internacional del príncipe heredero aún más empañada tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y la represión de activistas por los derechos de las mujeres.

Fuente: BBC News Mundo