Rubí, habla del amor tóxico, la pasión, el dolor y el fuego como elementos de la piedra preciosa que es, su esencia musical es el reggaetón romántico y el perreo dentro de los sonidos urbanos que contiene.

La canción se produjo junto a Valop Music (Luis Carlos López), productor barranquillero con el que Nicolás Puente ha trabajado gran parte de su proyecto, Valop también se encargó de la masterización.

Rubí es un tema que logra transmitir al oyente el sufrimiento que provoca una relación tóxica, el dolor que viene debido a la dependencia y obsesión, es una canción que busca reflejar esto a través de la metáfora de como el fuego destruye todo a su paso y solo deja cenizas.

El videoclip grabado en Chía, personifica la intensidad de un amor tóxico a través del fuego, con una mujer que simbólicamente representa una vela que hacia el final del video se apaga, se extingue y quema todo a su paso.

El clip oficial de Rubí fue producido por Nencatacoa Films, dirigido por Antonio Martínez, diseñador, fotógrafo y creador audiovisual. La edición fue llevada a cabo por el editor y colorista Felipe Gutiérrez, mientras que la dirección de arte estuvo a cargo de Laura Nieto y en la fotografía fija estuvo Gabriela Pérez.