Por Santiago Peñaranda

Abogado

Muchos empresarios y emprendedores creen que con haber registrado su empresa en la cámara de comercio más cercana tienen la seguridad jurídica de ser los únicos propietarios de sus marcas.

A la mayoría se les olvida que, si bien la constitución de su empresa es un paso importante en la construcción de su negocio, no impide que un tercero pueda registrar primero la marca ante la Superintendencia de Industria y Comercio, y prohibirle posteriormente su uso.

Por lo anterior, es importante entender que la empresa se registra ante las cámaras de comercio para autorizar y acreditar a las personas (naturales o jurídicas) como comerciantes, mientras que la marca se registra para obtener la propiedad y los derechos sobre las letras, símbolos y/o figuras que identifican un producto o servicio, y se hace ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

Constituir una empresa ante una Cámara de Comercio no da ningún derecho marcario, es por ello que hay empresas sin ninguna marca registrada y marcas registradas que no pertenecen a ninguna empresa; Registrar la marca es un proceso individual tan importante como la constitución de la sociedad.

Hoy en día con el gran flujo de emprendimientos, fruto de la evolución de las redes sociales y el confinamiento, es común ver que todos los días surgen nuevas marcas usadas sin ningún tipo de registro, lo cierto es que tarde o temprano este uso informal puede ocasionar la pérdida de todo el trabajo de posicionamiento de nuestra marca.

La marca es el principal activo beneficiado con la publicidad y posicionamiento, procesos en los que invertimos gran cantidad de trabajo y recursos, además, es uno de los elementos con más valor para cualquier empresa, sino pensemos en cuanto valen marcas como Nike, Coca-Cola o Adidas.

Es el momento para registrar la marca

La Superintendencia de Industria y Comercio lanzó un descuento especial para jóvenes de 18 a 28 años mediante el cual podrán registrar su marca por menos de 80 mil pesos, siendo un trámite que antes costaba casi un millón de pesos aproximadamente.

El proceso de registro de marca preferiblemente debe darse en compañía de un conocedor en la materia para que se seleccionen las clases indicadas y se hagan los estudios necesarios que eviten registrar marcas a las que puedan oponerse terceros y así perder tiempo y dinero.

Una vez registrada la marca, se tiene el derecho al uso exclusivo de la misma por un término de 10 años renovables indefinidamente, por lo que es una de las inversiones que no podemos dejar de hacer.

Si tiene dudas sobre como registrar tu marca o necesita acompañamiento en el proceso, puede escribirme al Instagram @santiagopenarandag o al correo abogadosantiagopenaranda@gmail.com