En desarrollo de la Política de Transparencia Policial, y despliegue del Plan Stella Maris, en las últimas horas, la Policía Metropolitana de Cartagena desarticula una banda criminal denominada ´Los Pupilos´, dedicados al hurto a personas, establecimientos comerciales y usuarios de entidades financieras.

Una minuciosa labor de investigación ejecutada por la Seccional de Investigación Criminal e Interpol, en conjunto con la Seccional de Inteligencia Policial de la Metropolitana de Cartagena, con apoyo de la Fiscalía 62 Seccional, permitieron las capturas en flagrancia de cinco integrantes de la Banda ´Los Pupilos´, requeridos por los delitos de concierto para delinquir, porte ilegal de armas de fuego y hurto calificado y agravado.

Este operativo se desplegó en el barrio Torices, y en la ciudad de Barranquilla, donde fue capturado un funcionario retirado de la institución. Además, en las instalaciones del Comando de la Policía Metropolitana de Cartagena, donde se capturaron dos funcionarios adscritos a esta unidad policial, procedimientos ejecutados por la Seccional de Investigación Criminal e Interpol.

Estas tres personas, entre ellas dos funcionarios policiales activos y otro retirado de la institución, habrían aprovechado su investidura para coordinar y permitir los hechos delictivos, que incluyen hurtos a edificios, casas de cambio y prenderías, cuando se hallaban en su turno de servicio.

Al parecer, también estarían presuntamente vinculados en el hurto y estafas a ciudadanos extranjeros, en el sector turístico de la ciudad.

Se investiga la presunta participación de los cinco integrantes de esta banda delincuencial en varios hurtos cometidos en Cartagena, en contra de establecimientos comerciales, específicamente sobre el sector turístico de Bocagrande. Se cuentan con indicios que señalarían a los integrantes de la Banda ´Los Pupilos´, como presuntos responsables de varios hurtos a entidades financieras y fleteos en ciudades de la Costa Caribe.

La Policía Metropolitana de Cartagena, comprometida con el Direccionamiento Estratégico, a través de una política de transparencia policial, actuará con eficacia y contundencia frente a cualquier hecho que involucre a uniformados, que afecten la integridad, honor policial e imagen institucional.