“Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

Por Alvaro Morales de León

Próximos a las elecciones parlamentarias y presidenciales me propongo, sin la pretensión de incursionar en un extenso tratado, referirme de manera sucinta sobre lo que han sido los Clanes y Dinastías Políticas que en la reciente historia del departamento de Bolívar y de Cartagena de Indias han ostentado el poder al mejor estilo monárquico.

Acudiré más a la memoria que a los folios y me propongo hacerlo porque hay que seguir honrado la famosa y lapidaria frase atribuida a muchos autores, entre ellos a Confucio y a Napoleón, y que dice “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

La primera sorpresa con la que me he encontrado indagando sobre el significado y los sinónimos de la palabra Clan, es que, así como de ella se dice que es igual a familia, casta, tribu y linaje, también se dice que son pandillas o bandas; mientras que de Dinastía, muy similar a Clan en su significado, se dice que son aquellas familias cuyos miembros se perpetúan en el poder.

Para comenzar, valga anotar, que eso de los clanes y dinastías políticas en Bolívar y Cartagena no es que sea nada nuevo como los que conocemos en la actualidad y con vigencia, como lo es el Clan y Dinastía de los Blel, el de los Montes y el de los García Romero, porque antes también existió el Clan y Dinastía de los Faciolince, el de los Bossa, y el de los Vargas, sobre el cual versará esta primera entrega.

Antes de iniciar con este Clan, el de los Vargas, quiero dejar claro que son ineludibles algunas circunstancias de orden disciplinario y penal por las que han pasado algunos miembros de esta dinastía y que toca referenciarlas no de manera morbosa sino de manera histórica.

Como “Varguismo” se conoció este Clan que desde los inicios del siglo XX incursionó en la politica de Cartagena y Bolívar como uno de los clanes políticos más fuertes, cuyos miembros fueron los Vargas Vélez, por muchos años dueños de la legendaria Clínica Vargas, hoy Clínica San José de Torices.

Este Clan o Dinastía se inició, fundamentalmente, con los hermanos Vargas Vélez, Eusebio, Daniel, Raúl y Francisco de Paula, este último, abogado, concejal de Cartagena, diputado, representante a la Cámara, senador, gobernador de Bolívar entre 1942 y 1944, ministro de minas, y Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, y son sus nietos, Alvaro Benedetti Vargas y Luis Daniel Vargas Sánchez.

El primero, Alvaro Benedetti Vargas, médico, fue Concejal de Cartagena y siendo Representante a la Cámara una condena dentro del proceso 8.000 le decretó la muerte política e inhabilidad para cargos públicos.

El segundo, Luis Daniel Vargas Sánchez, ejerció como Secretario de Educación de Bolívar y siendo gobernador de Bolívar entre 2001 y 2003 vio truncado su mandato por decisión de la Procuraduría, la que también por 13 años los inhabilitó. Hoy, cumplida la sanción ha retomado la carrera política.

Luis Eduardo Vargas Moreno, fallecido, hijo de Raúl, y conocido popularmente como “El Perro Vargas”, hizo tránsito por el Concejo de Cartagena, la Asamblea Departamental de Bolívar y la Cámara de Representantes; mientras que su hermano Daniel, médico, sólo tuvo la oportunidad de ocupar una curul en el Concejo de Cartagena.

Por último, no podemos cerrar esta brevísima crónica sin dejar de nombrar a Alicia Vargas Puche, abogada, hija de Eusebio, y quien estuvo por varios años en la Dirección de Aduanas en Cartagena, y tampoco hay que ignorar a Lucía Yemail de Vargas, esposa de Luis Eduardo, “El Perro”, quien heredó su curul en la Duma bolivarense.

Finalmente, Iremos, poco a poco haciendo mención de otros clanes y dinastías… en la medida que las oportunidades así lo permitan porque recuerden que: “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.