La apertura de playas es una de las decisiones que más han estado pidiendo los cartageneros. Por esta razón, desde hace tres meses la Alcaldía de Cartagena, desde la Secretaría de Planeación, la Dimar, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y demás entes que conforman el Comité Local de Playas, han estado trabajando en los protocolos que se deben tener para la apertura de este sector. Hasta ayer, el Ministerio de Salud dio luz verde para la reapertura aprobando los protocolos, donde además indica que si no se cumplen, las playas no pueden abrirse.

“Nosotros hemos venido trabajando con el borrador del protocolo que teníamos en todas las fases que se necesitan para poder habilitar las playas. Ya se adelantaron los planos y la delimitación.Ya todo está dibujado”, explicó Guillermo Ávila, secretario de Planeación. Agregando que, “se está trabajando para que en los primeros días de octubre se tenga la apertura de dos sectores de playas urbanas”.

Ahora, lo que le corresponde a la Alcaldía y al Comité de Playas es asegurar que cada punto que dice el protocolo se pueda implementar al pie de la letra, dejando claro la responsabilidad de cada uno de los participantes. Además de contar con la infraestructura necesaria para poder reabrir las playas a los bañistas.

¿Cómo sería?

Según la Resolución 1538 del 3 de septiembre, las alcaldías deben delimitar la playa con una zona de ingreso y otra de salida, totalmente independientes para evitar aglomeraciones. También deben disponer de áreas de desinfección de manos con alcohol glicerinado, agua, jabón y toallas desechables en baños públicos. Se debe mantener una distancia de dos metros entre una carpa y otra, entre otras disposiciones, pero lo que más llama la atención es que aquellos que quieran darse un chapuzón o pasar un día en la playa, deben hacer una previa reserva, esto con el fin de tener un mejor control del número de personas que ingresan.

“Hemos desarrollado una metodología de adaptación de las playas para poderlas reactivar, estábamos esperando que nos confirmaran el protocolo desde el ministerio y como ya se dio a conoce, podemos iniciar con la etapa de determinación. En esta etapa de readaptación de playas, lo que se busca es tener en cuenta el modelo de ordenamiento y ocupación de playas que indica el Decreto 0811 de 2015, que no se había puesto en marcha”, comentó el secretario.

En estos momentos, el Distrito estará trabajando en la etapa de determinación, la cual consiste en revisar cuáles son esos sectores de playa que son susceptibles para reapertura, para esto deben establecer el ancho de playa y el espacio disponible que tienen.

“Este decreto del 2015, que fue consultado en su momento por la Dimar, define unos segmentos o áreas de actividades en la playa como lo son la actividad económica, que es donde estarían los vendedores, cerca de la calle. Está el área de reposo que es donde estarán las carpas o sombrillas, y el de bañistas que ya es donde se tiene contacto con el agua”.

Cultura ciudadana

Para la reactivación de las playas, según indicó el secretario, se debe trabajar en la cultura ciudadana. Las zonas a parte de estar delimitadas, también tendrán unos corredores de movilidad o de circulación, donde se especificará por dónde es la salida o la entrada. Además, las personas deberán respetar las señales, el uso del tapaboca mientras se está en la arena y si va a entrar al agua, no debe botarlo a la calle o al mar, debe guardarlo o dejarlo en las zonas dispuestas.

“El reto de Cartagena es la implementación física del protocolo. Más en la determinación de la capacidad de carga, la cual debe estar avalada por la Dimar.“, señaló.

El decreto indica que en esta capacidad se debe garantizar 10 metros cuadrados por persona, por lo que en la playa se reduciría el número de visitantes.

“Si anteriormente se podían tener unas mil personas entre un espolón y otro, ahora serían unas 300, por eso toca tener mayor control”, explicó Avila. Agregando que, “necesitamos de mucha cultura ciudadana para respetar los horarios de las reservas. Pues deben indicar qué tiempo planean estar en este lugar”.

Según el protocolo, las playas podrán estar habilitadas al público de 6 de la mañana a 5 de la tarde.

Las zonas que hasta ahora se han estado pensando para implementar el piloto de playas y darle apertura a principios de octubre serían entre El Laguito y La Boquilla. Sin embargo, es una decisión que deben tomar en conjunto con el Comité de Playas.

Otras medidas

  • Disponer áreas de desinfección de manos con alcohol glicerinado y agua, jabón y toallas desechables en baños públicos.
  • Implementar mecanismos de control con la Policía Nacional para el ingreso y salida de bañistas.
  • Determinar en la zona de servicios la venta de comida, en donde se debe mantener los dos metros de distanciamiento físico.
  • Queda restringido el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.
  • Los salvavidas deben evitar el contacto boca a boca. En caso que se llegue a presentar una situación que lo requiera, se utilizarán dispositivos suministrados para tal fin.
  • Se prohíben las reuniones y aglomeraciones en las zonas de playa.
  • Se prohíbe el alquiler de equipos para la actividad de careteo o snorkeling.

Operativos

Se realizó una reunión con el equipo interdisciplinario para verificar el seguimiento a los compromisos que se vienen adelantando en la mesa técnica liderada por el secretario de Planeación. Además crearon el bloque estratégico de recuperación de bienes de uso público de la nación integrado por Secretaría del Interior, Alcaldía Local 1, Gerencia de playas, DIMAR, GEPM, entre otros.