Por Armando Monterrosa

Como pronto llegan las elecciones atípicas para que los cartageneros elijan alcalde, pareciera que al mandato encargado se le hubiesen abierto las agallas, adelantando unas multimillonarias contrataciones que tienen cambio de pliegos en cortos intervalos de tiempo, que sus procesos son con tanta inmediatez y con la particularidad que todas cierran antes del 6 de mayo, podrían estar vulnerando principios de contratación pública de acuerdo a denuncias que se han conocido.

El pasado 18 de abril ante la fiscalía, contraloría y procuraduría fue radicada una denuncia, al percatarse una persona de esa situación, el denunciante José Suarez Mendoza, en el documento enviado a las autoridades asegura “exponer las graves irregularidades en las que se incurrió en el proceso de licitación pública LU-UAC-004-2018 cuyo objeto es la construcción y rehabilitación de vías en el distrito turístico y cultural de Cartagena de Indias”.

En efecto, de acuerdo al detalle del proceso en el SECOP, el pliego fue publicado el 17 de abril a las 6:03 PM, lo que el denunciante Suarez asegura que es “horario no hábil”. Y posteriormente expresa: “En este pliego se lee claramente en el cronograma del proceso que la publicación del pliego definitivo  el cual consta de 133 hojas de contenido, debía hacerse el 16 de abril de 2018, luego al día siguiente hábil 17 de abril citaban a la audiencia de asignación de riesgos y aclaración de pliegos a las 8:30 am, pretendiendo que cualquier persona interesada en este asunto leyera, analizara y entendiera todas sus condiciones en menos de 24 horas”.

El hecho parece increíble, pero es cierto, un proceso en el que deberán estudiarse a profundidad las cifras y condiciones que exigen para contratar la construcción de vías por una suma tan alta, de acuerdo a lo que se anuncia en la página web, son más de 20 mil millones de pesos, y que los proponentes tengan menos de 24 horas para elaborar estudiar las condiciones y requisitos, elaborar cotizaciones, negociar precios con proveedores, y con ello presentar observaciones al proceso podría ser bastante complicado.

Sin embargo, la denuncia de Suarez Mendoza detectó otra “carga exótica” en esta licitación:

“No siendo suficiente con esta evidente irregularidad en la publicidad para este asunto, el día de hoy 18 de abril de 2018, se observa en el SECOP la publicación de una adenda No. 1, a las 7:33 a.m. en la cual se modifica el cronograma y se corre la fecha para la audiencia de asignación de riesgos y aclaración de pliegos para este mismo día 18 de abril a las 2:30 p.m.

Es decir, que después de observar estas modificaciones, solo contaría con 4 horas hábiles desde las 8 a.m. hasta las 12 p.m. para leer, analizar, entender y cuestionar cualquier asunto relacionado con este pliego definitivo, es que el objeto real de darle pluralidad de oferentes a este contrato de carácter público. De esta forma quien pretenda realizar una oferta seria para acceder a esta licitación … tendría que ser capaz de leer este pliego a una velocidad de 2 hojas por minuto ininterrumplidamente, y esto solo para la lectura, haciéndole falta tiempo para analizar y cuestionar dicho pliego, lo que consideramos es imposible e ilegal a todas luces; a menos que ya se tuviera todo listo para participar de la audiencia y presentar oferta lo cual sería aún más grave”. Dice la denuncia.

Para el tema consultamos a un ingeniero experto en vías, que solicitó reserva de su nombre y que además hizo otras denuncias que quedan plasmadas en sus declaraciones en este artículo.

“Es humanamente y profesionalmente imposible incluso, porque se dice que son 21 calles, pero no está especificado en el pliego cuantos metros o kilómetros de carretera se deben construir, igual si esa información se tuviera, las empresas deben calcular cuánto material se necesitará y negociar los precios de los insumos y materiales con los proveedores y toda la revisión, negociación y elaboración de observaciones pertinentes de acuerdo a las consideraciones por la experiencia de cada oferente, eso no se hace en 4 horas, eso es imposible. Además, no consideran obligatorio en el pliego, visitar las calles que se van a intervenir, eso es fatal, ningún ingeniero, ni ninguna empresa de ingeniería puede presentar una propuesta con costos si no conoce el terreno y no ha ni siquiera visitado el lugar donde se va a construir, eso es muy delicado y en este contrato es una perversidad”, dijo el ingeniero.

A pesar de que tanto el denunciante como el experto aseguran que es imposible que las acciones se realicen en las 4 horas que plantea el distrito, en la mañana del 18 de abril, denuncia Suarez Mendoza: “en el SECOP se notan 3 modificaciones con diferentes cronogramas para esta licitación y TODOS Y CADA UNO terminan con firma y adjudicación antes del 06 de mayo de 2018, o sea antes de las elecciones atípicas para la alcaldía de la ciudad… así como es evidente este afán en otros procesos de contratación similares, los cuales ascienden a casi $70.000.000.000”.

El denunciante solicita a las autoridades que suspendan el cuestionado proceso y se declare la nulidad del mismo al considerar la ilegalidad y tratar de demostrarla y argumentarla, y deja entrever la avaricia y la crematomanía, que podría eventualmente convertirse en un delito según lo denuncia Suarez Mendoza.

Atreviéndome a adjetivar, como es normal en una columna editorial de cualquier tipo; estas perversidades y posibles amañamientos tienen nombre propio, y no podrían recaer sobre más nadie; uno el alcalde encargado Sergio Londoño y el otro, el jefe de la unidad de contratación Jorgly José Torres  Ramos, el primero es el que da las órdenes y el segundo el que monta todo el espectáculo, para que se lean el Best Seller de 20 mil millones de pesos “de a dos hojas por minuto ininterrumpidamente”.

Jorgly Torres Ramos es el mismo que se negó a permitir una auditoria de la Superintendencia de Industria y Comercio en 2015, y que según denunció en aquel entonces José Ramirez exdirector jurídico del distrito, salió corriendo con el computador, cual rata acorralada, el suceso lo reseñó La W radio (click aquí para leer), a Jorgly Torres en los corrillos políticos le apodaron Usain Bold, porque para la época se corrían unas justas de atletismo, en las que arrasaba en velocidad el jamaiquino. Jorgly Torres es uno de los funcionarios más cuestionados de la administración, y por el hecho comentado, ya fue sancionado en primera instancia a pagar una multa de 22 millones de pesos, y aun así, hace parte de la fraternidad de la esperanza, situación completamente incoherente con lo que propuso Sergio Londoño cuando llegó a la alcaldía, puesto que fue uno de los primeros funcionarios que subió de cargo.

Por obstruir un trámite en el 2015, sancionan a primer funcionario nombrado por Londoño

No siendo aún suficiente, el director ejecutivo de Transparencia Caribe Reynaldo Tovar, denunció que de enero a lo que va del mes de abril el distrito “ha contratado de manera directa 132 mil millones de pesos, representados en 2.951 procesos, de estos procesos hay creados en el secop 716, por el orden de los 23 mil millones de pesos, que no tienen ningún contrato suscrito ni montado en la página, esta solamente creado el proceso y nos preocupa porque todos estos procesos están y aparecen en el secop creados después del 27 de enero del 2018, fecha en la cual la ley de garantías empezó a regir para las elecciones presidenciales. Es decir que después de esta fecha no se podían ejecutar contratos de manera directa”, dijo el veedor.

En efecto, sí son más de 100 razones de esperanza  las que asegura tener Sergio Londoño en Cartagena, 132 mil directas razones de esperanza en solo 3 meses.

Además de la desidia; el orden, la transparencia, la austeridad y la autoridad de la que promulga Sergio Londoño en Cartagena, también permiten la corrupción de la que habla hoy. Y se ha convertido en una constante que los secretarios “que tienen autorización para firmar contratos”, firmen sin saber qué es lo que están firmando. Así, Jhony Ordosgoitia secretario general del distrito, terminó reconociendo que no sabía que era lo que estaba firmando cuando suscribió el contrato de Data Tools en el DATT, contrato elaborado también por la “austera” unidad de contratación de la Alcaldía de Cartagena, y que hoy está siendo investigado por las autoridades luego de las denuncias del concejo. Irvin Pérez hace unos días tampoco sabía que era lo que había firmado para el contrato 3 en 1 de la boquilla y el centro histórico, al cual me estaré refiriendo en los próximos días.