La historia de un intocable, Alex Char”, María Jimena Duzán.

Por Álvaro Morales de León

La expresión “Ídolo con pies de barro” es empleada para señalar la vulnerabilidad y fragilidad de algo o de alguien a pesar de tener apariencia de ser fuerte, solido e indestructible.

Tiene su origen esta locución en la interpretación que el profeta Daniel, el del Antiguo Testamento, le hizo a un sueño que tuvo Nabucodonosor, rey de Babilonia, en el que aparecía una gigantesca estatua hecha de diversos elementos, la cabeza era de oro, el torso de plata, las caderas de bronce, las piernas de hierro, pero los pies siendo de barro cocido, por su fragilidad y vulnerabilidad no resistieron el impacto de una piedra chocada contra ellos.

En nuestra Colombia, muchos son los líderes políticos que aún con pies de barro como los de la estatua que en sueños vio el rey babilónico, aspiran, a pesar de su fragilidad moral, a gobernar o seguir gobernando este país.

Como en otros países del mundo, en Colombia le ha correspondido al periodismo investigativo asumir el papel que por su naturaleza le corresponde a los organismos de control el destapar “ollas podridas” en entidades públicas y en empresas privadas en contubernio con las del sector público a las que sólo les interesa ir detrás de la defraudación, el enriquecimiento ilícito, y obviamente, el beneficio personal.

Una evidencia de la loable labor del periodismo que investiga es el reciente descubrimiento de todo el entramado de corrupción entre funcionarios de MinTic y “Centros Poblados” hecho por la periodista Paola Herrera, y a quien se le honró por este trabajo, como “La periodista del año”.

Pero no podríamos desconocer la labor investigativa de periodistas como Daniel Coronel y de María Jimena Duzán, a quienes, en honor a la verdad, también le tenemos que agradecer los trabajos con que dieron a conocer los “Falsos positivos” o “Las chuzadas del Das”, y muchísimos más, pero sobre todo, que gracias a ellos también pudimos enterarnos de la monstruosa corrupción de la constructora brasilera Odebrecht en Colombia y su infiltración en las campañas presidenciales.

Hoy, María Jimena Duzán, la periodista, a través de podcast se está encargando, con valentía y pundonor de denunciar hechos de corrupción que vinculan, presuntamente, al exalcalde de Barranquilla Alejando Char Chaljub, popularmente conocido como Alex Char, delfín del poderoso Clan Familiar de los Char, y quien, hasta ahora ostenta la pretensión de postularse, nada más y nada menos como uno de los candidatos a la Presidencia de Colombia.

Denuncia la periodista al exalcalde Alex Char, al que llama “El intocable”, entre otros casos, su estrecho vínculo con la contratación que “los Nule”, sus parientes, tuvieron con la defraudación que hicieron a Bogotá con el conocido “Carrusel de la contratación”; así mismo con la inversión millonaria en la construcción del fracasado megaproyecto “El tanque de Barranquilla” con el cual hubo una feria de millonarias coimas, dice la periodista, de las cuales participó el exalcalde de Barranquilla, insiste la periodista.

También, afirma María Jimena Duzán, la periodista investigadora, acerca de los estrechos vínculos de Alex Char con la exministra de las MinTic, Karen Abudinén, y su participación en el contrato de este Ministerio con el Consorcio “Centros poblados”; así como el control político que ejerce el exalcalde sobre la actual Procuradora, la barranquillera, Margarita Cabello Blanco y sobre el también barranquillero Ministro de las Ciencias, Tecnología e Investigación, Tito José Crissién.

Otras voces referencian al exalcalde Char con importantes logros en infraestructura en Barranquilla, los cuales, siguen diciendo e insistiendo estas voces, que como las murallas y el desarrollo turístico de Cartagena sirven para ocultar la pobreza en ambas ciudades, donde sólo una de cada 3 personas tiene las tres comidas medio aseguradas.

Finalmente, necesitamos personas, líderes políticos, que sin visos de corrupción ni pies de barro gobiernen este país.