¿Sabías que en Cartagena existe un museo en el mar? Se llama MuMar, Museo del arte y medio ambiente dirigido por Camilo Galeano.

Su segundo gran proyecto fue comisionado por el Curador Manuel Zuñiga al artista cartagenero José Olano hace 6 años, cuya obra finalmente llegó el pasado domingo 1 de mayo, para que los cartageneros y turistas en general, puedan apreciarla antes de ser llevada al fondo del mar.

La vida de Olano

José Olano estudió bellas artes en París, Francia y regresó a Cartagena en donde actualmente reside y trabaja. Desde entonces, hace esculturas e instalaciones contemporáneas y ha mostrado su trabajo en museos, galerías, centros culturales del país y de otros lugares del mundo como lo son; Estados Unidos, Francia, España, México, Panamá y Cuba, entre otros.

A partir de la invitación de MuMar para intervenir el fondo del mar, Olano diseñó un modelo a partir de geometrías que se encuentran en el océano, pensado para ser útil y amigable con la vida que allí habita.

¿Por qué en forma de caracol?

los caracoles son formas de vida submarina cuya geometría conserva proporciones áureas, es decir, patrones que se encuentran en diferentes formas de vida de la naturaleza como por ejemplo en las nervaduras de las hojas de algunos árboles y en el grosor de las ramas.

Exhibición de la escultura

La escultura en forma de caracol estará exhibida de 6 a 12 meses en el muelle de los pegasos antes de ser llevada a MuMar, situado a aproximadamente 10 metros de profundidad en la boca de la Ciénaga de los Vásquez, entre la Isla de Tierra Bomba y Barú, en donde la obra servirá su función ambiental y cultural. Este proyecto contó con la asesoría profesional de buzos de Paraíso Dive.

Es importante resaltar, que este proyecto surge a partir de la necesidad de proteger la vida de los corales, la cual se ha visto notablemente afectada tanto por el calentamiento global, como por el impacto del turismo masivo, ofreciendo así, un hábitat para la mejor reproducción de los corales y ayudando a fortalecer la vida marina. Así mismo, presentando al público, nuevos destinos turísticos por fuera del parque nacional natural de las Islas del Rosario.

La escultura fue evaluada por el equipo de ingenieros conformado por Oscar Naranjo, Cristian Serge, entre otros, de tal forma, que los materiales no sean nocivos para la vida submarina, que propicie su colonización por los corales, que los peces puedan jugar y atravesar la escultura y que sea estéticamente placentera para los humanos.