De acuerdo con el consorcio Proplaya, el proyecto de protección costera en Cartagena busca mitigar el proceso de erosión a lo largo de todo el borde costero desde el espolón Iribarren, en El Laguito, hasta el Centro Histórico. El mencionado proyecto, que ya inició, planteó desde un inicio la construcción de seis espolones en Bocagrande, tres rompeolas frente al Centro y otras intervenciones.

 

Además de lo mencionado, contemplaron la ampliación de las playas entre 60 y 80 metros, pero para este relleno lo que implica, según la ANLA, quien otorga la licencia ambiental, que es necesario que existan compensaciones a quienes se vean afectados en su diario vivir con las obras del proyecto: carperos, masajistas, músicos con quienes ya tienen acuerdos. Sin embargo, con los pescadores aún no han llegado a acuerdos por el modelo de compensación económica que les proponen.

 

“En las reuniones el Distrito nos ha dicho cosas diferentes. En julio del año pasado nos dijeron que nos iban a dar una compensación, después nos cambiaron ese modelo a los vendedores de a pie y a los estacionarios, pues informaron que solo iban a recibir el 88% de un salario mínimo en un solo pago”, manifestó Miguel Julio Castro, secretario del Sindicato de Kioscos de Playas.

 

María Isabel Lugo, directora de la Oficina de Valorización, aseguró que están revisando los formularios para establecer la forma de pago pues no a todos les pagarán de la misma forma dependiendo de variables.

 

220 personas se dedicaban a la venta de artesanías, 146 carperos, 485 vendedores de comida, 359 guías turísticos, 424 masajistas, 41 músicos, 37 a otras actividades, entre otros.