En cumplimiento con lo establecido por el Ministerio de Salud, la ciudad de Cartagena prepara el piloto para la reapertura de las playas.

Luego de un arduo trabajo ejecutado por la Capitanía de Puerto de Cartagena, la cual inspeccionó más de 10 playas del Distrito de Cartagena, incluyendo parte de la zona insular, y la puesta en marcha de mesas técnicas en compañía de la Gerencia de Playas, Secretaría de Planeación y Corpoturismo, Dimar presenta la zonificación y capacidad de carga de las playas pilotos para reapertura en la ciudad.

Serán 3 zonas las habilitadas en el sector de Bocagrande, para uso por parte de propios y visitantes. Estas áreas se encuentran ubicadas entre el restaurante “El Bony” y el Hotel Cartagena Plaza. Por su parte, en la Boquilla se habilitará el sector de Playa Azul. La zonificación incluye control de ingreso; zona de sistema de enlace, zona de servicios turísticos, zona de transición, reposo, zona activa, zona de bañistas, deportes náuticos, áreas restringidas, infraestructura de playa, áreas ocupadas y unidades socio-familiares (carpas).

“Debemos ser rigurosos en el estricto cumplimiento de lo dispuesto por el Gobierno Nacional en la Resolución 1538 del 3 de septiembre de 2929, que reglamenta los pilotos de apertura de playas, porque no queremos que en poco tiempo debamos volver a cerrarlas si se presentan rebrotes”, explicó Jean Paul López, coordinador de playas del Distrito.

Cada una de las playas contará con un espejo de agua de 50 metros para bañistas, 100 metros para el desarrollo de deportes náuticos sin motor y 150 metros para deportes náuticos con motor.

En cuanto a la capacidad de carga y con el fin de garantizar el distanciamiento social que establece el protocolo autorizado por el Ministerio de Salud, se trabajará como unidades socio-familiares con un área de 4×4 metros (16mt2) para máximo 6 personas. Las unidades tendrán 2 metros de distancia unas de otras; asimismo, cada 8 a 10 unidades socio-familiares se generarán corredores de tránsito de 4 metros. Las tres zonas de playa en Bocagrande quedarán con una capacidad de 320 unidades para un total de 1920 visitantes y Playa Azul, 94 unidades y 564 visitantes.

La Dirección General Marítima continúa comprometida con la reactivación económica de las ciudades costeras y reitera a la ciudadanía acatar las medidas de bioseguridad y protocolos de acceso para las playas que dispongan las Alcaldías locales, a fin de evitar posibles contagios o rebrotes por covid-19.