El afán por encontrar una cura que pueda combatir el coronavirus y terminar con el periodo de aislamiento que se ha estado viviendo en todo el mundo, podría llamarse “la carrera espacial” del siglo XXI.

Actualmente existen alrededor de 170 candidatas a vacunas en desarrollo, de las cuales 140 están en ensayos preclínicos; 10 en fase de ensayo para evaluar su seguridad a pequeña escala; 9 en fase de expansión de ensayos de seguridad; y 4 en fase de evaluación de eficiencia.

Rusia es uno de los países que asegura tener la aprobación de la vacuna lista, según lo declarado este martes por el presidente del país, Vladimir Putin, lo que complementa lo asegurado anteriormente por el Kremlin, que había expresado que en octubre iniciaría un proyecto de vacunación masiva contra el coronavirus con una vacuna de la que no se ha publicado ningún estudio o dato científico sobre las pruebas que Rusia realizó y tampoco se conocen detalles sobre las fases del proceso que generalmente debe cumplir antes de aprobar y lanzarse al mercado una vacuna.

¿Qué dice la OMS respecto a la vacuna?

En un anuncio hecho por la OMS, la organización pide a Rusia que siguiera los estándares internacionales de producción de vacunas. “Algunas investigaciones individuales aseguran haber dado con un hallazgo, lo que, por supuesto es una gran noticia, pero hay una gran diferencia entre tener una pista y una vacuna que realmente funcione”, expresó, días anteriores, Christian Lindmeir, portavoz de la OMS.

Al respecto, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, asegura que, “Varias vacunas se encuentran ahora en ensayos clínicos de fase tres, y todos esperamos tener varias efectivas que puedan ayudar a prevenir la infección de las personas. Sin embargo, no hay una solución inmediata en este momento y puede que nunca la haya”.

¿Qué posición tiene Colombia frente a la vacuna?

El ministerio de Salud de Colombia asegura que, en caso de tener éxito en la consolidación de la vacuna, ya existe una estrategia de compra y distribución de la vacuna y el posible costo para el país.

Leonardo Arregocés, director de medicamentos y tecnologías en salud de Minsalud, reveló que, en este momento, hay dos formas de acceso a la vacuna. Una es a través de la Cancillería, con la cual se ha tenido acceso a poder hablar con varios fabricantes. Algunos de China y Estados Unidos. “Hemos tenido sesiones donde discutimos cómo serían esas vías de acceso a la vacuna si se llegara a hacerse una negociación bilateral”. Otra forma de acceso es un mecanismo que se llama Covax, que lo que hace es reunir la demanda mundial y permitirles el acceso a los países a la vacuna de forma equitativa. Mediante este último mecanismo, los países deben comprometerse a adquirir vacunas para el 20 % de la población con el fin de que haya equidad entre los países a la hora de tenerla. Este mecanismo garantiza a los productores una compra suficiente para que sigan los desarrollos.

“En los países en los que hay desarrollos de vacunas hemos logrado acceso directo a las compañías en China y en EE. UU. La Cancillería inicia la conversación y nosotros, como Ministerio de Salud, empezamos a tener una conversación directa con los fabricantes de las posibles vacunas. Empezamos las discusiones para ver cuál sería la relación con Colombia. Ya vamos en una fase en la que empezamos a ver si puede haber acuerdos directos. Pero hay que tener en cuenta que en este momento no existe una vacuna. Negociar sobre algo que no existe es más complejo. No sabemos cuándo van a estar disponibles”.

Por otra parte, y de tener eficiencia en el hallazgo de la vacuna y la posibilidad de compra en Colombia, habrá dos fases para la distribución de ésta en la población, de acuerdo con la OMS. La primera, en unas poblaciones específicas que son priorizadas: el personal de salud y mayores de 60 años. El otro grupo son personas con comorbilidades como diabetes, hipertensión, cáncer y otras enfermedades del sistema inmune.

Con respecto al costo y la forma de financiar la vacuna, Arregocés expresa, “asumamos que la vacuna vale 5 dólares por dosis. Si son 10 millones de personas serían 50 millones de dólares: son dos terceras partes del valor del programa de inmunización de un año. Una cantidad importante de recursos. Hay bastante evidencia que vale la pena invertir en la vacuna, pero saber de dónde salen los recursos se sale del alcance de esta cartera”.