Ayer viernes, la Sala Penal de la Corte Suprema revocó la suspensión condicional de la pena del exparamilitar Jesús Emiro Pereira, condenado por 40 años y seis meses por los delitos de acceso carnal violento, secuestro y tortura a la periodista Jineth Bedoya.

La desición fue tomada porque alias «Huvo de Pisca», no cumple con las condiciones para obtener el beneficio presentado por Justicia y Paz. La Sala se dio cuenta que mientras busca beneficiarse de algo que ya le comprobó la justicia ordinaria, dentro del sistema transicional creado para juzgar a paramilitares, no ha reconocido su participación en los actos.

Específicamente, Pereira no ha dicho toda la verdad en un proceso en el que se le encontraron tratos “deplorables, crueles y dolorosos” accionado por las Autodefensas Unidas de Colombia, grupo ilegal en el que fue comandante financiero.

El desmovilizado manifiesta reconocer que esos hechos pasaron, pero niega que fue partícipe de ellos o quien los ordenó.

“A juicio de la Sala, es un contrasentido que el postulado pretenda beneficiarse frente a la sanción que le impuso la justicia ordinaria al declarar probada su participación y, al mismo tiempo, deseche su contenido en Justicia y Paz, alegando que no es cierto”, se lee en el documento entregado por la Sala Penal.