Foto: Policía Metropolitana de Tunja

Luego de que el pasado domingo 6 de septiembre, la madre de Johanna González de 39 años, solicitara a las autoridades el ingreso a la vivienda de su hija, ubicada en el barrio El Consuelo, en Tunja, Boyacá, tras no recibir respuesta de sus llamadas telefónicas desde el pasado jueves 3 de septiembre, se encontraron los cuerpos sin vida de cinco miembros de la familia.

De acuerdo con lo expresado por la coronel María Emma Caro Robles, comandante de la Policía Metropolitana de Tunja, los cuerpos hallados no presentaban signos de violencia.

El coronel Robles señaló que, “En primera instancia se encontró al señor Nelson Fernando Nuñez, de 40 años, parcialmente suspendido, a Johanna González en el sofá de la sala y en el segundo piso en sus respectivas habitaciones los cuerpos de Ana Nuñez, madre del presunto victimario de 72 años y a los menores de 9 y 6 años niño y niña”.

La Fiscalía de Boyacá, indicó que el suceso se trató de un homicidio – suicidio, debido a que, al ingresar a la vivienda dónde ocurrió la tragedia, el cuerpo de un hombre estaba suspendido, mientras que los de las otras cuatro personas estaban en distintos puntos de la vivienda.

Por otra parte, y con el fin de determinar, a través del peritaje, si efectivamente se trató de un envenenamiento, el CTI y Medicina Legal, adelantan la respectiva inspección a los cadáveres, la cual determinará también la sustancia que se utilizó.

Se espera que en el transcurso del día los 5 cuerpos sean entregados a sus familiares para cumplir con sus honras fúnebres que serán en Duitama, ciudad de donde eran oriundas las víctimas.