Alpina respondió este domingo a las denuncias lideradas por los pequeños productores de leche en Colombia y Fedegán, sobre la importación de leche en polvo durante el primer semestre del año.

Algunos voceros del sector lácteo afirman que los industriales importaron 40.000 toneladas de leche, en medio de la pandemia, cuando el consumo del producto se encuentra afectado. A lo que se suma una presión de los precios a la baja que termina impactando a los productores.

En un comunicado oficial, Alpina desmintió y aclaró dichas afirmaciones. “no es cierto que nuestra compañía haya importado, en lo corrido del año, la absurda cantidad de 40.000 toneladas de leche. Importó 1.800 toneladas. Esto para: abastecer en épocas de sequía y utilizarla en las fórmulas que requieren leche en polvo”. Que como lo indica la empresa, representan menos del 4% del total de la leche utilizada por la compañía para producir sus productos.

“Compramos diariamente cerca de un millón doscientos mil litros, siendo Alpina, el segundo comprador de leche en Colombia. Por lo tanto, no entendemos la razón por la que se haya puesto a circular una cifra con semejante desfase, que distorsiona por completo la realidad del compromiso histórico de Alpina con sus ganaderos”, afirmó la compañía.

La empresa admitió que el consumo de productos lácteos se redujo durante los últimos meses, debido al impacto por la pandemia del COVID-19. Igualmente, que las medidas que han tomado no han sido suficientes para manejar los excedentes de sus productos.

“No tenemos más capacidad de almacenamiento ni de pulverización y el mercado no está absorbiendo mayor producción por la caída del consumo y con el propósito de mantener a todos nuestros ganaderos, tuvimos que reducir la compra de materia prima de acuerdo con la realidad del mercado”, concluyó la empresa.