Por RONAL GARCIA MALDONADO

04 de septiembre de 1970, muestra la aurora sus primeras luces por primera vez en la historia del siglo XX llega un presidente marxista al poder sin necesidad de las armas, su nombre era SLVADO ALLENDE GOSSENS, un médico de profesión nacido en la ciudad de Valparaíso un 26 de junio de 1908, el joven allende revolucionario desde siempre fue expulsado de la universidad de chile posteriormente se graduó. En 1952 inicia su primera candidatura a la presidencia de chile donde obtiene 52.000 votos los cuales no le alcanzaron para llegar al palacio de la moneda, en 1958 pierde la presidencia de nuevo contra Jorge Alessandri y en 1964 Sus aspiraciones presidenciales son derrotada por Eduardo Frei Montalba. Allende consigue, sin embargo, casi un millón de votos. Hasta que en 1970 llega a la presidencia de chile derrotando en las urnas al expresidente Jorge Alessandri.

Allende en su primer año de gobierno estatizo el cobre una de las grandes reformas de su gobierno, el país sufrió entre 1970 y 1973 un golpe de mercado, paro de transportadores encarecimiento de los productos de la canasta básica y una inflación insoportable para la economía chilena, y una prensa manipulada por el gobierno norte americano quienes pagaron un millón de dólares al periódico el Mercurio de chile con tal de desestabilizar el gobierno de Allende

La mañana el 11 de septiembre de 1973, las fuerzas militares habían empezado su sublevación en Valparaíso, el presidente salió de su residencia hacia el palacio presidencial de la moneda, el cual sería blanco pocas horas después de lo aviones de la fuerza aérea.

Allende se suicidó durante el bombardeo de la fuerza aérea comandada por el general Augusto Pinochet Ugarte, quien fuera una de las personas más cercanas al presidente allende, en su agonía allende pronuncio el discurso vía telefónica el fragmento que hoy traemos a colación nos supone un compromiso social que dejara allende aquella mañana de septiembre:

Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Conmemoramos 46 años de su muerte allende vive seguimos caminando.