CON APOYO DEL PROGRAMA “NUESTRA TIERRA PRÓSPERA” DE USAID

  “Nuestra Tierra Próspera”, es una iniciativa del gobierno de Estados Unidos, que busca apoyar los esfuerzos y las metas del gobierno de Colombia para mejorar las condiciones de los hogares rurales y promover el desarrollo de economías lícitas a través del fortalecimiento de la tenencia de la tierra y los derechos de propiedad garantizados en las regiones más golpeadas por la violencia.

Como una victoria temprana y con el apoyo del honorable Concejo municipal, que mediante acuerdo aprobó la iniciativa de contar con una Oficina Municipal de Tierras (OMT) en María La Baja, y con el único propósito de brindarle una herramienta a aquellos campesinos que solo tienen sana posesión de sus predios, entendiendo, además, que por algún motivo no han podido acceder a la legalización, la alcaldesa de María La Baja busca consolidar y mantener el ordenamiento social de la propiedad rural, para mejorar la calidad de vida de la población.

Acto que sirvió para nombrar como coordinador de la Oficina Municipal de Tierras (OMT), al abogado Javit José Buelvas Kamell, que tendrá la difícil tarea de ordenar socialmente el territorio y de articular con la Agencia Nacional de Tierras (ANT) la transformación del campo.

De acuerdo con la alcaldesa del municipio Raquel Victoria Sierra Cassiani, la idea es legalizar al 82 % de sus campesinos la posesión de sus predios, con el propósito de mejorar sus condiciones de vida y brindarle la posibilidad que puedan acceder ante la banca pública o privada a cualquier tipo de crédito, que permita potenciar los procesos agroindustriales y convertir al municipio en la despensa agrícola de la región.

“Este es un instrumento que nos permitirá garantizar un mejor futuro al campo de María La Baja, entendiendo que, al momento de legalizar cada predio, este servirá de aval para jalonar recursos. De igual forma, el municipio obtendrá mayores beneficios a la hora del pago de cada uno de los impuestos que por este concepto engrosarán las arcas municipales”, indicó la primera autoridad local.

Sierra Cassiani, indicó, además, que la oficina también tendrá la responsabilidad de buscar activamente a todas las víctimas de la violencia que fueron despojadas de sus tierras y garantizar su retorno, “la idea es que se lleguen a acuerdos conciliatorios para que los campesinos que les tocó malvender, ceder, enajenar  y abandonar sus predios, por el horror de la guerra, se pueda garantizar su formalización y restitución jurídica del predio con vocación transformadora como componente de reparación integral”, subrayó.

Por último, la mandataria explicó, que la idea es articular acciones con el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural INCODER (o quien haga sus funciones), Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y el Ministerio Público, a través de su Procurador(a) Delegado para Restitución de Tierras, para que se cumplan con todas las normas sustanciales y procedimentales que regulan la materia, en aras de no afectar los derechos fundamentales de cada una de las partes interesadas en el proceso de restitución y legalización de predios.

“De esta manera brindamos algún tipo de protección especial a todos nuestros campesinos desplazados por la violencia, entendiendo que a la mayoría se les ha vulnerado derechos constitucionales y evidenciado la prolongada omisión por parte de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones para garantizar los mismos. Por esto hemos catalogado el hecho como una ´Victoria Temprana´”, subrayó.

El acto de inauguración se llevó a cabo en las instalaciones de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria y se contó con funcionarios del Banco Agrario, el coordinador de la Mesa de Víctimas, funcionarios de la Agencia Nacional de Tierras, Gobernación de Bolívar, concejales, personero municipal y miembros de las asociaciones comunales del municipio, entre otros.