El impuesto de productos plásticos de un solo uso, utilizados para empacar y envasar, ha generado polémica, después de la radicación de la reforma tributaria propuesta en el congreso por el gobierno del presidente Gustavo Petro.

Este impuesto, según el Ministerio de Hacienda, la venta, la importación y retiro de productos plásticos serán gravados; no obstante a fabricantes de esta industria y productores de alimentos, este impuesto generará repercusiones en los costos de producción y en el bolsillo de los colombianos.


“La reforma tributaria tendría un impacto en los costos de los alimentos y productos de aseo, además el impuesto equivaldría a 1.9 pesos por gramo”, aseguró Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos, el gremio que reúne y representa a las empresas de las cadenas productivas del plástico.

Este impuesto recaerá en los alimentos empacados, como la leche, lentejas, harina, azúcar, cereales y la mayoría de los productos de aseo y limpieza .

Para Santiago Herrera, gerente de la empresa de Plásticos Monclat, una posible solución es incentivar el reciclaje de plásticos y de todos los materiales en general, incluido el papel. Además el colombiano debe aprender que estos productos tienen un valor y que le podemos devolver ese valor en nuevos productos.