Luego de 10 años de ejecución, el Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas de USAID, implementado por OIM, presentó su balance final. Desde el 2012, el Programa ha trabajado en 10 departamentos para la puesta en marcha de la Política Pública de Víctimas y el Acuerdo de Paz.

Durante una década, el Programa apoyó al gobierno nacional logrando fortalecer las capacidades técnicas, humanas y operativas para garantizar la reparación efectiva y oportuna de más de 9 millones de víctimas registradas en el país; lo cual es fundamental dada la reciente renovación de la Ley de Víctimas hasta 2031. Así mismo, junto a las autoridades locales, VISP logró territorializar la Política Pública de Víctimas y el Acuerdo de Paz, llevando sus acciones y medidas de reparación, atención y construcción de verdad y no-repetición a todo el territorio nacional y logrando armonizarlas con otras políticas sociales del Estado.

De igual manera, el Programa acompañó y apoyó a las organizaciones de víctimas para potenciar sus voces. En ese sentido, apoyó a la Unidad de Víctimas en el diseño del protocolo de participación y en el proceso de elección de las Mesas para la Participación Efectiva de las Víctimas del Conflicto; mecanismo por medio del que la voz de más de 27.000 sobrevivientes del conflicto es tenida en cuenta para la toma de decisiones en los territorios y en el país.

Por otra parte, y como resultado del trabajo articulado con el Ministerio de Salud, más de un millón de personas recibieron atención psicosocial frente a las afectaciones del conflicto a través del Programa de atención psicosocial y salud integral a víctimas – PAPSIVI y otras estrategias de apoyo emocional. Junto a instituciones como el Servicio Público de Empleo, el Departamento para la Prosperidad Social (DPS) y el sector privado, más de 152.000 víctimas accedieron a oportunidades de generación de ingresos y empleo y más de 12.250 emprendedores hicieron realidad sus sueños en los territorios focalizados.

El Programa contribuyó a lograr la participación masiva de las víctimas y otros sectores en el Sistema Integral para la Paz, facilitando la construcción de una verdad amplia e incluyente que le permita a Colombia pasar el capítulo de la violencia. Así, 19.783 personas dieron su testimonio ante la Comisión de la Verdad -incluyendo 2.049 víctimas en el exterior ubicadas en 24 países-; apoyó la construcción y entrega de 11 informes de la sociedad civil; el diseño, difusión y ejecución del Plan Nacional de Búsqueda; la definición del universo de personas dadas por desaparecidas y la implementación de dos Planes Regionales: Meta y Valle del Cauca.