En el barrio El Laguito ha habido noticias recurrentes sobre mortandad de peces, daños ecológicos y malos olores que rodean a la zona. Frente a esto, numerosas administraciones y autoridades, territoriales y nacionales, han tomado acciones que, más que responder a la problemática de forma permanente, siguen alargando el problema en el tiempo sin dar solución efectiva.

La sedimentación que se presenta en El Laguito y que lo tapona, evitando su comunicación con el mar, produce un estancamiento del agua, evita su oxigenación y, en consecuencia, causa la muerte de las especies que habitan dicho ecosistema. Eso, trae consigo, además de la muerte de diferentes especies y daños en la biodiversidad, malos olores y efectos en la salubridad pública, que vulneran los derechos fundamentales a la dignidad, intimidad, salud y medio ambiente sano de los vecinos de El Laguito y toda la ciudadanía de Cartagena.

Frente a esto, el congresista Jorge Benedetti junto a Ramón Saravia radicaron una tutela ante el Tribunal Administrativo de Bolívar, solicitando la implementación de medidas para dar una solución real a este problema. Entre ellas, una medida definitiva que busca que se ordene al Ministerio de Ambiente, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, la Dirección General Marítima, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, el Distrito de Cartagena y el Establecimiento Público Ambiental de Cartagena dar apertura definitiva de El Laguito, mediante las obras de infraestructura necesarias para reconectar el cuerpo de agua con el mar, con fuentes de financiación claras que sean conducentes a la resolución del problema ambiental, ecológico y de salud pública que afecta al recurso hidrobiológico como a los vecinos de El Laguito.

De esta forma buscan medidas transitorias, en beneficio inmediato de la población, como la instalación de un sistema activo de suministro de oxígeno, la creación de un plan de acción y la presentación de indicadores de resultados a la comunidad, en forma mensual.

El objetivo de ello es que los jueces se pronuncien sobre esta grave y larga situación, que amenaza constantemente los derechos de la ciudadanía cartagenera y de los vecinos de El Laguito, y que produce incalculables daños al ecosistema, la biodiversidad y el medio ambiente sano.