La patrullera Dayanis Vanessa De las Salas Saltarín, natural de Puerto Colombia, Atlántico, y adscrita al Sistema Integrado de Información Policial, Sipol, de la Metropolitana de Bogotá, denunció este sábado haber sido abusada sexualmente el fin de semana anterior por sus compañeros mientras se encontraba en su apartamento en la Capital de la República.

“Desde muy pequeña mi sueño más grande había sido ser policía. Gracias a mis padres logré cumplir ese gran sueño, pero hoy, exactamente se cumplen ocho días de una total tragedia”, se lee inicialmente en la denuncia que hace en la red social de Instagram.

Seguidamente escribe: “nadie sabe lo qué viví y sinceramente no deseo que alguien más lo viva, hoy decido hacerlo público, con la intención de que alguien pueda ayudarme, tengo mucho miedo, miedo de todo lo que pueda pasarme a mí y mi familia. Desde ese 27 de marzo del 2022 no he podido dormir, en lo absoluto, he perdido mi apetito y todo porque dos personas que consideré en su momento amigos, me violaron. Y yo no tuve la culpa”, denunció.

La madre de la joven, dijo al diario El Heraldo que su hija había salido el día sábado anterior con dos compañeros, uno de la misma especialidad en la que está su hija. Llegaron a una discoteca del barrio Restrepo de la Capital de la República. Pero que ella solo recuerda hasta cuando se acabó la botella de whisky que se estaban tomando.

La señora dijo que cuando salieron de la discoteca, su hija fue agredida verbalmente, en plena calle, por los que estaban con ella. Cogieron un taxi y la llevaron hasta su apartamento; además, contó que su hija recordó que el día amaneció completamente desnuda y sin saber qué había pasado allí.