«Hacer deporte es salud (…) es bueno para todos y siempre tiene alejado a los jóvenes de cosas que no son buenas, creo que nos demuestra a todos qué es la disciplina y autocontrol, nos deja más que solamente un buen estado físico», Salomón Carballo.

 

El patinaje, aparte de dar un mejor estado físico, ayuda a la coordinación, fortalece el cuerpo, mejora la postura y por si fuese poco, históricamente ha representado la fuerza, la velocidad combinada con la habilidad, destreza, preparación física y mental de quienes lo practican, tal es el caso de Salomón Carballo, un joven de 19 años, cuatro veces campeón del mundo, que está sumergido en este mundo del deporte desde los 6.

 

Actualmente, Salomón se dedica completamente al deporte y señala que las experiencias que le ha dejado de casi toda su vida practicándolo, ha sido lo mejor que le ha sucedido.

«No siempre se gana y no siempre es el tiempo de uno, sino el de Dios»

 

«Me llamó la atención el deporte por esa adrenalina que se vive sobre ruedas, la velocidad que se logra adquirir con los patines, soy amante a eso y creo que el deporte es bueno para todos (…) lo mejor que me ha pasado es ver cumplir mis sueños»,  puntualizó.

 

¿Qué ha sido lo más difícil del deporte?

Salomón: es un deporte como cualquier otro donde hay que sacrificar muchas cosas y hay que dejar a veces de un lado a la familia, hay que estar mucho tiempo en concentración, sacrificar tiempo con los amigos y las derrotas que nunca faltan en el deporte, pero que enseñan el valor de cada carrera y que no siempre se gana.

 

¿Dónde entrenas y cuántas veces practicas?

Salomón: en las pistas Cartagena y Arjona con el entrenador Abel Paola.

 

¿Cuáles han sido tus principales logros?

Salomón: dos campeonatos mundiales, cuatro veces Campeón del Mundo y campeón de Juegos Nacionales del 2019 y campeón de los primeros Juegos Panamericanos de la Juventud realizados en Cali.

 

¿Cómo incentivarías a las demás personas a tener un estilo de vida saludable?

Salomón: el deporte es salud, nos muestra la disciplina, no es solo jugar o entrenar, es autocontrol y nos deja más que un solo buen estado físico. Si queremos vivir más hay que entrenar un poquito más también.