Lázaro es un cantante guajiro de pop latino que al terminar su carrera universitaria se dedicó a su sueño: la música.

Hace diez año llegó de la Guajira a Cartagena a vivir con un primo y poder estudiar Diseño Gráfico, debido a que allá no había la posibilidad de estudiar esa carrera. Sin embargo, fue en su tierra natal donde se apasionó por la música.

En su casa había un piano y, a los 16 años, notó que nadie lo tocaba. Decidió hacerlo y descubrió que le salían las melodías con solo tocarlo. De esa manera su interés fue creciendo y empezó a estudiar, pero los profesores de piano dejaban de ir a las clases.

Inicios

Su inmersión en la música fue desde muy corta edad: desde niño escribía canciones. Además, en su infancia asistía a una iglesia. Fue en ese lugar donde su propósito de ser cantante se vio derrumbado por un tiempo.

En la iglesia hicieron audiciones de canto; Lázaro se presentó y no pasó. En la siguiente temporada él fue con todas las ganas de lograr pasar la audición. Sin embargo, tampoco pasó. Con el pasar de los años entendió el por qué.

Mientras era estudiante universitario desarrolló la gran habilidad de juntar sus dos talentos: hacía la música para los proyectos de animación de la universidad. “Por qué complicarme con el copyright si yo podía hacer mi propia música”, dijo.

El momento de cantar

Lázaro hace un año terminó su carrera universitaria. Luego de su mala experiencia en los concurso de la iglesia, desistió de ser cantante y se enfocó en hacer pistas electrónicas e instrumental.

Entonces, como desde pequeño escribió canciones, logró tener un repertorio amplio. Sin embargo, hizo una canción “Domingo de abril” la cual se convirtió en la plataforma para iniciar con su vida artística.

Domingo de abril

Lázaro sintió que esta canción “era diferente, no sonaba igual que las demás… precia tener futuro”. Así que le dijo a sus amigos: “necesito a alguien que conozca a un cantante que sea bueno y yo le pago para que cante mi canción. Solo para tenerla en mi teléfono”.

Sus amigos le recomendaron a Kike Roncallo. Él le pidió a Lázaro que la cantara para mostrársela a un cantante. Cuando Lázaro cantó y Kike escuchó su voz, le  dijo que no se la pasara a nadie y que esa canción la debía cantar él mismo. “Había ciertos problemas y me recomendó un coach. Él me enseñó a cantar con el diafragma. Eso me hizo entender por qué no pase en las presentaciones de la iglesia: porque estaba cantando de una forma inadecuada”, afirmó Lázaro.

“Estoy muy agradecido con Kike, porque de alguna forma él fue quien vio algo en mí”. A la semana siguiente ya estaban en el estudio grabando y actualmente llevan seis canciones producidas.

A sus 25 años está trabajando en un EP que consta de cuatro canciones para estrenar en septiembre, febrero, julio y agosto. El EP se llama “Monotonía”. Ya hay personas expertas que han escuchado el contenido y les ha gustado el trabajo, por lo que Lázaro tiene grandes expecativas en ese trabajo.

Domingo de abril fue lanzado oficialmente el 23 de julio y ya se encuentra en todas las plataformas digitales. Al escuchar esta canción podemos sentir la nostalgia de extrañar a alguien a quien se quiere mucho pero se ve poco.

Para Lázaro esta canción es «una herramienta para decir lo que el corazón quiere”. El video oficial ya tiente más de 12 mil visitas en YouTube y aquí pueden escucharla: