Por Luis Carlos Guerrero

Presidente de CenturyLink, Colombia

La economía en Colombia recobrará fuerzas y se estabilizará poco a poco. En ese camino, juega un papel fundamental la transformación digital, que si bien venía tomando fuerza desde años atrás, ahora más que nunca se ha convertido en protagonista en las empresas, a raíz de la pandemia ocasionada por el covid-19 que ha evidenciado cambios de comportamiento y hábitos de consumo en los colombianos.

Según la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), un importante porcentaje de las empresas está pensando en cerrar o acogerse a la ley de insolvencia (Ley 1116). Ante eso, las empresas hoy por hoy pueden preguntarse si han avanzado en la creación eficiente de nuevos modelos que incorporen aliados tecnológicos.

Presidentes y directores de pequeñas, medianas y grandes empresas pueden evaluar también si han involucrado el e-commerce como una opción de resurgimiento de sus negocios. Y deben prepararse para enfrentar el desafío de invertir en soluciones tecnológicas multicanales. Algunas ya han replanteado su modelo de negocio para no desaparecer, teniendo en cuenta que con esta modalidad de veta los costos tecnológicos son más económicos que cualquier tienda física, independientemente del valor o monto del producto que se quiera comercializar.

La pandemia nos ha hecho comprender que el consumidor actual es más crítico. Compara precios, calidad y valores agregados que ofrecen los negocios a la hora de adquirir productos y servicios, como la atención y la entrega oportuna. Entre tanto, los beneficios de la personalización deben estar inmersos en el modelo de comercio electrónico. No se trata solo de abrir el canal de venta digital.

Sin duda, el comercio en línea también ha sido impactada por otras tecnologías como el uso del celular, el Big Data y las redes sociales, y la implementación de estos servicios nos solo hacen referencia a la comunicación o a la gestión del negocio, también trata sobre plantear la mejor estrategia para obtener una curva exponencial de crecimiento. Por ello es importante asesorarse con un proveedor de servicios tecnológicos competitivo, el cual proporcione soluciones innovadoras para establecer la velocidad de los negocios de una manera segura y con una gran confiabilidad en el mercado competitivo de hoy.

En efecto, la implementación de estos recursos tecnológicos tendrá cambios en muchos procesos, como por ejemplo en las formas de pago, la financiación o los modelos de negocio. Algunos de los sectores donde ya se está notando esta transformación son el de salud, educación, agro, Fintech, turismo, entre otros. Así, desde la comercialización de los servicios bancarios hasta la venta de ropa, todos los sectores se verán digitalizados en el mediano plazo.

Sin dejar de lado el hecho de que los colombianos se han convertido en consumidores las 24 horas del día y el e-commerce ha facilitado transacciones permanentes. Además, les permite a los empresarios disminuir gastos en arrendamiento de locales, ofrecer productos y servicios sin límites geográficos, analizar y perfilar los gustos y preferencias de la población para ofrecerle lo que en realidad anhela.

Finalmente, hay que comprender que el proceso de convertir el comercio electrónico en aliado de las empresas requiere de aprendizaje. Tenemos la responsabilidad de explorar los beneficios de las compras online y elevar los estándares y alcances del acceso a la información y, en consecuencia, del éxito del negocio.

El asesoramiento y orientación no se pueden aplazar. La tecnología no es efectiva en ningún contexto si no hay estrategia empresarial, objetivos claros y el deseo por aprender para que las empresas sean más competitivas y puedan ver en una crisis económica una oportunidad de reestructuración, fortalecimiento y crecimiento.