La Corte Suprema de Justicia, en sentencia de casación, confirmó que el exmagistrado del Consejo de Estado, Nicolás Pájaro Peñaranda, es el padre de dos hijos que negó por 38 años.

El doctor Pájaro Peñaranda, un jurista eminente que llegó al Consejo de Estado tras una destacada carrera, sobrevivió a la toma del M-19 al Palacio de Justicia y a la contratoma militar. Nadie puede negarle a Nicolás Pájaro Peñaranda su solidez jurídica ni su valentía. Su testimonio fue crucial para esclarecer los hechos en el Palacio de Justicia en 1985.

En 1985, antes del asalto al Palacio de Justicia, nacieron los gemelos José Luis y Juan David Serna Arbeláez, fruto de una relación extramatrimonial del entonces magistrado auxiliar Nicolás Pájaro con Martha Serna Arbeláez.

Uno de los niños, Juan David, enfrenta limitaciones desde su nacimiento. A pesar de ello, el magistrado olvidó a los niños, y la madre demandó la paternidad en 1988.

Aunque una prueba de sangre demostró la compatibilidad entre los hijos negados y el magistrado, el juzgado civil de menores negó la paternidad en 1988. Quince años después, los test de ADN fueron legalmente aprobados, y la demanda fue retomada en 2003.

A pesar de la resistencia del magistrado, la Corte Constitucional ordenó la prueba de ADN. El juzgado determinó la paternidad, y tras numerosas dilaciones, la Corte Suprema de Justicia confirmó la sentencia. En esta se establece que Nicolás Pájaro Peñaranda es el padre de José Luis y Juan David Serna Arbeláez.

La sentencia también ordena que les pague los alimentos congruos desde la fecha de nacimiento de los hermanos Serna Arbeláez, es decir desde el 22 de agosto de agosto de 1985 hasta hoy, a valor actualizado. Un acto de justicia tardía pero ejemplar que sugiere que, a veces, la ley sí es para todos en Colombia.