El día de ayer, el Ministerio de Vivienda anunció una serie de medidas desde el sector de servicios públicos para hacerle frente a la emergencia por el COVID-19.

Dentro de esas medidas, se contempló un alivio económico para el pago de los servicios públicos, consistente en suspender, durante un mes, el pago de facturas de agua y energía para las familias de estrato 1 y 2 que no puedan pagar. El consumo de ese mes se diferirá en 36 cuotas, sin penalidad y sin tasa de interés.

Lo anterior significa que los hogares de estrato 1 y 2 que no tengan los recursos para pagar los servicios de luz y agua durante este mes podrán suspender el pago y el consumo del mes de marzo se dividirá en las facturas de los próximos 36 meses, con un interés del 0%.

Así mismo, las familias que deseen seguir pagando oportunamente los servicios, tendrán un descuento en el consumo facturado.

Este alivio económico también aplica para las Instituciones educativas, hospitales y establecimientos carcelarios pero no para los estratos 3, 4, 5 y 6, quienes deberán seguir pagando las facturas de servicios públicos con normalidad.