El matrimonio canadiense conformado por Edith Lemay y Sebastien Pelletier organizó un viaje alrededor del mundo para envolver de «recuerdos visuales» a sus cuatro hijos antes de que pierdan la vista.

La familia se enteró de que la mayor de sus hijos, Mia, tenía problemas de visión cuando ella tenía 3 años.

Pocos años después, los médicos le diagnosticaron retinosis pigmentaria, una enfermedad genética rara que provoca una pérdida o disminución de la visión con el paso de los años.

En la misma época, se dieron cuenta que otros dos de sus hijos, Colin y Laurent, tenían los mismos síntomas que Mia. En el 2019, los niños recibieron el mismo diagnóstico que la mayor de los cuatro, y posteriormente su último hijo, Leo, recibió el visto bueno.

«No sabemos cuán rápido avanzará, pero prevemos que se quedarán completamente ciegos en la mediana edad», expresó Lemay.

Actualmente no hay cura o tratamiento eficaz para frenar la progresión de la retinosis pigmentaria, por tal razón la familia decidió dar la vuelta al mundo antes de que sus hijos pierdan la visión.

El especialista le recomendó al matrimonio crear «recuerdos visuales» para sus hijos, así los ayudarían a adquirir las habilidades que necesitarían para desenvolverse en la vida.

Después de varios años de retraso, pues inicialmente saldrían de viaje en julio de 2020, la familia partió en su travesía en marzo de este año.