El presidente de la Veeduría de la Rama Judicial, Erick Urueta, calificó como inaudito el retraso de la Contraloría General de la República, del control excepcional de los peajes internos de Cartagena. Así lo expresó tras recibir una notificación de este ente de control, en el que manifiestan que a raíz de la pandemia los trámites de los procesos de responsabilidad fiscal están suspendidos en el país.

A juicio del veedor, resulta inexplicable que hayan pasado más de dos años desde que presentaron la solicitud tras ser declarado de alto impacto el proceso. Además, no hay decisión de fondo sobre el control excepcional.

Añadió que en compañía de los también veedores William Murra y Nausicrates Pérez, radicaron en junio pasado un oficio, dirigido al contralor, argumentando la preocupación porque no se ha definido en el tema de los peajes internos de Cartagena.

“La respuesta que nos dan es que, como veedores somos terceros ajenos al proceso, y que el detrimento fiscal y la responsabilidad fiscal que se deriven son objeto de investigación, y que ese despacho debe adelantar las verificaciones, análisis financiero y económico y valoraciones probatorias a que haya lugar con absoluta objetividad como prevé la constitución política”, dijo.

Urueta, manifestó que lo que está viendo es una excusa del contralor general, que ahora coloca el decreto extraordinario 403 por el tema de la pandemia. Sin embargo, antes de la pandemia ya habían transcurrido dos años desde que ese control excepcional ingresó al despacho del Contralor General.

“No entendemos, si la Contraloría es un equipo especializado que tiene economistas, administradores, especialistas en las ciencias económicas y ciencias de la administración, ¿cómo es posible que tarden tanto tiempo para tomar una decisión?”, enfatizó.

Recordó que la Contraloría distrital de Cartagena tomó una decisión y el CTI muy rápido en este tema. Además agregó que no tienen confianza en la Contraloría General de la República y una decisión que se produzca, cualquiera que sea, ya tienen las herramientas, y si es negativa la llevarán ante la Auditoría General de la República.

Puntualizó que “lo que vemos es que el emporio de los peajes sigue fortaleciéndose día tras día”.