Al caer la noche en la ciudad amurallada, se da inicio al Primer Festival de Danza Folclórica Tradicional de la Región Caribe, que tuvo lugar en las tribunas del Teatro Adolfo Mejía. La Alcaldía de Cartagena junto al Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), presentaron “TAM desde las Tribunas”, con las presentaciones a cargo de Asodanzas.

El primer festival tiene origen a raíz del Día Mundial del Folclor que se celebra este 22 de agosto, señaló Leonel Pérez, presidente de Asodanzas, y agregó: “Por esa razón, conjuntamente con el IPCC, se responde a la necesidad de abrir espacios para visibilizar la riqueza danzarina con el fin de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades más vulnerables de la ciudad”.

En la Plaza de la Merced, los asistentes pudieron vivir y disfrutar de primera mano los ritmos de la cumbia, el bullerengue, el mapalé, el porro, la puya, el porrón, el garabato y el fandango; quienes gozaron en una noche llena de música, danza, alegría, cultura y tradición.

A manos de la directora del IPCC, Ruby Mutis, fue entregado el símbolo del Primer Festival de Danza Folclórica Tradicional de la Región Caribe, a Sheyla Verona Julio, cantante del grupo folclórico Etnia Afrodescendiente Yemaya. El símbolo es una gaita elaborada en material reciclable, en honor a la preservación de las tradiciones folclóricas de la región.

«Es un placer hacer posible esta iniciativa con Asodanzas, desde el IPCC estamos proponiendo un diálogo entre el patrimonio material que representa el teatro y el patrimonio inmaterial, en este caso nuestras danzas. Esta presentación es una muestra del gran trabajo que se hace al interior de las comunidades y estamos comprometidos en darlo a conocer y fomentarlo», afirma Ruby Mutis, directora del IPCC.

Entre los veinte grupos que se presentaron estuvieron: Damas del Folclor, Estrellas del Caribe y Folclor Corporación Cultural. El cierre estuvo a cargo de Isabel Salgado Maldonado, junto con la niña Sheyla Verona, quienes interpretaron «Colombia Tierra Querida», para así dar por terminado un evento que busca inmortalizar la tradición de las danzas folclóricas de la Región Caribe.