En conmemoración al mes de la madre, especialistas de la Clínica del Country y La Colina explican cuáles son las posibilidades de ser madre para aquellas mujeres que han vivido condiciones clínicas especiales.

En caso de cáncer

En caso de haber atravesado por cualquier caso de cáncer, “la posibilidad de tener un embarazo […] es variable y depende de ciertos factores», explica el doctor Juan Carlos Velásquez, jefe del Centro de Oncología de la Clínica del Country.

«El primero de ellos, la edad a la cual aparece la enfermedad neoplásica; el segundo, el tipo de cáncer y los órganos afectados; y tercero, los tratamientos que se han empleado”, afirmó el doctor Velásquez.

Un factor importante para tener en cuenta es el tipo de terapia requerida, sobre todo en casos donde se tiene un impacto muy importante en la fertilidad.

Para mujeres embarazadas que atraviesan por un diagnóstico de cáncer de mama, en algunos casos se puede continuar con los tratamientos sin interrupción del embarazo.

Sin embargo, como lo menciona el doctor Velásquez «cada situación es individual, independiente y debe ser evaluada por el ginecólogo, por el oncólogo y por el perinatólogo para poder aconsejar de manera adecuada a nuestras pacientes».

Si bien existen diferentes técnicas y procedimientos que permiten garantizar la posibilidad de tener un embarazo y dar a luz a un bebé luego de tener cáncer “sin duda, la terapia más eficaz es la preservación de óvulos y de embriones en congelación, es decir, la criopreservación”, concluyó el especialista.

En caso de cirugía de columna

El doctor Juan Manuel Sierra, cirujano de columna de la Clínica del Country y Clínica La Colina, explica que una mujer que ha atravesado un proceso de cirugía de columna puede quedar embarazada sin ninguna contraindicación, pero debe tener algunos cuidados especiales.

«A las mujeres que hayan tenido una cirugía de columna, se le recomienda mantener un peso adecuado durante la gestación; es decir, lo ideal es que no aumente en más de 1 kilo al mes. La gran mayoría de los dolores lumbares durante el embarazo y después del parto se deben en un 30% por la distensión de los ligamentos de la articulación sacroilíaca», aconsejó el doctor Sierra.

Es importante que las futuras madres realicen un proceso de rehabilitación, de estiramiento antes y después del parto para tratar de mejorar la mecánica de está articulación haciendo pilates, yoga, estiramientos y rehabilitación muscular.

En caso de cuidado crítico

La doctora Carolina Guarín, jefe de cuidado crítico y trasplante renal de la Clínica del Country y Clínica la Colina, aclara que cuando una mujer entra a una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por cualquier tipo de patología «puede quedar embarazada después de salir de la unidad, dependiendo de varios factores como su estado hormonal y físico, su salud mental y su estado clínico».

En caso de trasplante renal

Después de un trasplante renal, una mujer puede quedar embarazada, si después de un año, su función renal está completamente controlada, sus controles respecto a paraclínicos y su adherencia al tratamiento y a los medicamentos sean adecuados.