La ‘Fundación Ángeles’ es una organización sin ánimo de lucro que, desde 2016, estimula el aprendizaje de niños con discapacidad cognitiva en el barrio Torices de Cartagena.

Hoy, la fundación atiende a niños y jóvenes que presentan al menos uno de los siguientes casos de discapacidad cognitiva: problemas o trastornos del aprendizaje y del lenguaje, retardo global del desarrollo, autismo, síndrome de down o parálisis celebral.

Sin embargo, la falta de apoyo en recursos afecta su desempeño y desarrollo como entidad.

Mariana y la falta de apoyo que persiste en ‘Fundación Ángeles’

Marina López es estudiante de noveno semestre de Psicología en la Universidad de San Buenaventura y hace sus prácticas profesionales en esta fundación. A través de ella fue que conocimos esta noble y quijotesca labor.

Marina afirma ser testigo de toda la buena obra que hace la fundación en pro del desarrollo de las capacidades de los jóvenes que atienden y del aporte que deja para la mayor inclusión de sus beneficiarios en la vida social.

Pese a que no es difícil reconocer la admirable labor de ‘Fundación Ángeles’, Marina asegura que carece de apoyos que solventen las necesidades materiales para el desarrollo de sus actividades.

Argumenta que la falta de visibilización, la ausencia de donantes y padrinos, el poco apoyo de empresas o entidades y lo difícil de mantenerse a costa de las actividades y recolectas es lo que ha impedido el progreso que amerita la entidad.

¿Qué ayudas persigue la ‘Fundación Ángeles’?

La ‘Fundación Ángeles’ está en la búsqueda de inversionistas y futuros padrinos para los niños, quienes brinden el apoyo necesario para crecer, expandirse y tener una sede propia. 

Para esta misión, la fundación hoy posee un plan de apadrinamiento y apoyo especial llamado “Ángeles Amigos”.

“Ángeles Amigos” es un plan de apadrinamiento para niños y niñas en condición de discapacidad de Cartagena. El objetivo es ofrecerles la atención integral adecuada mediante procesos de apoyo escolar, terapéutico y artístico.

En estos momentos, la fundación también requiere de una gran inversión en útiles escolares, que son las herramientas primarias para el desarrollo cognitivo de los niños; asimismo, de apoyos en utensilios de aseo y la ayuda voluntaria de una empresa de servicios para la manutención del hogar.

La próxima actividad que realizarán para recaudar fondos será un curso escritural que se llamará “Escritura Sin Lágrimas”. Este será el próximo 21 de septiembre, tendrá un costo de 50.000 a 80.000 pesos y espera contar con el apoyo del mayor número de cartageneros.

En Fundación Ángeles de Torices se hace necesario la colaboración de todo aquel que tenga las posibilidades de apoyar en este esfuerzo por fortalecer la inclusión de la educación especial cartagenera para permitir un progreso exponencial de una población que es, más que especial, capaz de estar en sociedad y aportar.

Fundación Ángeles le apunta convertirse en una entidad inclusiva, autosostenible y líder en la atención integral para la población con discapacidad cognitiva de Cartagena. Sigue siendo una meta alta ante la falta de apoyo que les persigue, pero es un objetivo necesario y que -de la mano de un real, oportuno y merecido apoyo- sí se puede lograr.

 

 

 

Contacto en Facebook:

Fundación Ángeles

 

Directora administrativa: Angélica Herrera Jiménez.

Directora científica: Yahara María Meza.