En el marco del 3° congreso empresarial colombiano llevado a cabo por la ANDI, encabezado por su presidente: Bruce Mac Master, se han venido plantearon algunos análisis sobre cómo le ha ido a Colombia en los últimos años en materia fiscal e inversión internacional y cuáles podrían ser las ideas pertinentes para impulsar su desarrollo. Entre los presentes al evento, estuvo como era de esperarse, el Ministro de Hacienda: Alberto Carrasquilla, haciendo un breve recuento sobre lo que ha sido para Colombia el problema de su déficit fiscal y dando breves luces sobre lo que planea el Gobierno Duque en materia económica para solventar tal dificultad económica, teniendo en cuenta que el tema económico fue uno de sus caballos de fuerza durante su campaña electoral.

Entre lo mencionado por el Ministro destaca que en el país, el MFMP (Marco fiscal a medio plazo), cayó de 4’8 % en 2012 a 3,5% en el año cursante. Esto implica una pérdida capitalizada entre 295 billones y 540 billones de pesos que afecta en gran medida la capacidad del país a nivel de fiscal. Ante esto, el ministro Alberto Carrasquilla sentencia como principal problema fiscal en el país, la falta de institucionalidad que sin duda es influyente para que la economía y los inversionistas internacionales generan confianza en el país. “Nuestras instituciones están fallando, por eso la economía falla”. Expresó el Ministro.

Entre las otras muchas fallas del sistema colombiano a nivel económico, se destaca la necesidad de promover iniciativas a nivel de infraestructura en el país, para ayudar a impulsar la capacidad empresarial de distintos sectores públicos y privados. Además del déficit en nuestra oferta de capital humano que impide en gran parte la posibilidad de aumentar el carácter laboral de la nación.

Para suplir estas dificultades, desde el gobierno Duque se pretende impulsar una política basada en la legalidad, el emprendimiento y la equidad. Que se resumen en gran medida en la búsqueda de la reducción importante de la tarifa efectiva, el mejoramiento de la arquitectura del mono tributo para comenzar a avanzar en la formación tributaria, el mejoramiento de la capacidad de la DIAN para administrar el sistema y la elaboración de un marco jurídico que mejore la regulación económica del país, para con ello hacer más efectiva y equilibrada la tributación y hacer más efectiva y sostenible la distribución de subsidios para la fomentación de empresa.

Dicho marco jurídico pretende la regulación económica teniendo en cuenta algunos hilos conductores importantes como la de explicar las fallas del mercado y una metodología mejor aplicada para responder las exigencias mínimas del sistema. Así como también mejores relaciones entre los regulados y los reguladores. Además, dejó claro que hay problemas mayores que se irán revelando sobre el presupuesto general de la nación, que se irán discutiendo en el congreso de la república y a los que claramente habrá que hacerle frente.